“San Fernando tiene una referencia fatídica”

El dramaturgo Ángel Hernández realiza una investigación en Chile, Uruguay y Argentina sobre las desapariciones durante las dictaduras.
Ganador del Premio “ Víctor Hugo Rascón Banda”.
Ganador del Premio “ Víctor Hugo Rascón Banda”. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

Ángel Hernández obtuvo el año pasado el Premio "Víctor Hugo Rascón Banda" de dramaturgia por su obra Padre fragmentado dentro de una bolsa, donde describe la confrontación de una joven al ver a su parte dentro de una bolsa en siete fragmentos.

Oriundo de Tamaulipas, presentó la publicación de su libro en la Feria del Libro del Palacio de Minería, bajo el apoyo de Conarte y Conaculta.

En entrevista narra su viaje por América del Sur en una investigación sobre lo sucedido en Chile, Uruguay y Argentina con las desapariciones forzadas durante las dictaduras.

Desde el cono sur, indica, se tiene una "referencia fatídica" sobre lo sucedido en el municipio de San Fernando en Tamaulipas, donde aparecieron los cuerpos de 72 migrantes asesinados en 2010.

¿Qué opinión tienes al ver tu obra Padre Fragmentado dentro de una bolsa ya impresa?

Desde luego es una gran satisfacción ver que se está publicando un texto tan doloroso actualmente y que pueda tener la posibilidad de transitar frente a los colectivos escénicos del país y del mundo como una alternativa de abordar la situación de la violencia.

¿Qué dinámica ha tenido la obra después de ser galardonada con el Premio Nacional de Dramaturgia "Víctor Hugo Rascón Banda"?

Se ha generado una distribución muy importante; bastantes colectivos han estado interesados en el montaje pero más allá de eso creo que existe una posibilidad auténtica para que este texto genere un planteamiento auténtico que pueda llevar a caminos el tratamiento escénico pues creo que es una temática olvidada ante la realidad que vivimos.

¿Se han acercado contigo algunos colectivos para proponerte abordar temáticas similares?

Creo que uno de los compromisos más claros que debe tener un escritor en estos tiempos es ampliar su panorama de trabajo, no sólo por el contexto donde vive, sino generarlo mediante un discurso que pueda tener una cobertura en todos los países de América Latina que han vivido experiencias similares pero con otro nombre. Vengo de hacer una gira por países como Chile, Argentina y Uruguay investigando el tema de las desapariciones por invitación de otros colectivos, lo que me ha permitido tener un contexto más amplio sobre el tema de la desaparición, la represión de los sistemas dictatoriales.

¿Esta recopilación de testimonios desembocará en algún proyecto?

Desde luego, estoy trabajando específicamente con lo generado en las dictaduras argentinas, chilenas y uruguayas visitando espacios que funcionaron como centros clandestinos de detención, tortura y exterminio, con las Abuelas de la Plaza de Mayo en Argentina, visitando La Perla en Córdoba o el Estadio "Víctor Jara", en Chile. Estos países llevan una memoria mucho más desembocada y una práctica del reclamo de la justicia que México.

¿Cómo se ve en América Latina a San Fernando, Tamaulipas?

Tiene una referencia bastante fatídica en distintos sitios. Estuve trabajando con diversos colectivos y una de las referencias inevitables es San Fernando por el tema de la violencia y de la masacre de migrantes que se realizó ahí. Creo que ha sido un generador bastante amplio de audiencia en todo el continente y la responsabilidad que se vive siendo tamaulipeco ante esos testimonios creo que debe contar con una precisión y un vínculo bastante directo de lo que se vive aquí.

¿Qué ha pasado con la investigación de los jóvenes artistas desaparecidos?, el caso que denunciaste cuando te dieron el premio.

Los compañeros actualmente no han aparecido, seguimos exigiendo justicia. Hasta ahora no se ha avanzado en nada ante un sistema completamente corrupto que mantiene herméticamente la información y que no ha tenido ninguna sensibilización de acercarse a la familia. Lo que nos queda como sociedad es movernos por nuestra propia cuenta.