“Esto es lo que tengo, no hay nada más”

Rodrigo Medina de la Cruz muestra documentación que respalda la adquisición de terrenos y casas de forma legal, luego de las acusaciones en su contra durante las campañas.

Monterrey

La veda electoral es algo muy incómodo para los gobernantes, afirma el gobernador Rodrigo Medina. "Te señalan, te atacan y la ley no te permite salir". "No podemos decir nada". "Es una impotencia terrible". "Me arriesgué y me demandaron cuando en un desplegado afirmé que respondería después de la veda". "Hay que regularlo mejor en la ley, para que tampoco sea una mordaza para los gobernantes". Con estas frases, pasada la elección, Medina decidió dar a conocer y defender su patrimonio ante las cámaras y la grabadora de MILENIO Monterrey.

Luis Petersen: ¿Por qué publicar su patrimonio en este momento?

Rodrigo Medina: Ya las campañas electorales terminaron. En ellas, tanto un servidor como mi Gobierno fueron señalados en actos presuntamente ligados con corrupción y con enriquecimiento. Fueron acusaciones muy repetidas en casi los 90 días de la campaña y yo le expresé a la gente de Nuevo León que una vez concluido el proceso saldría a aclarar las cosas y a dar la cara ante la población. Primero debo decirte que rechazo y niego rotundamente que exista tal situación, no hay nada ilegal o ilegitimo en mi patrimonio.

LP: ¿En qué consiste ese patrimonio actualmente?

RM: Tengo una casa en el Fraccionamiento Las Misiones que ya la conocen por una nota publicada en donde se pretendió hacer de la compra algomuy grande, como si esa casa fuera producto de algún acto de corrupción. Es una casa que yo adquirí en 2014 con mi dinero, con mi chequera, no está a nombre de otra persona. La casa tuvo un costo de 13 millones 300 mil pesos, aquí hay un cheque por un millón y otro por 12 millones 300 mil pesos, ambos de la chequera de Rodrigo Medina de la Cruz, que suman el total de la compra-venta.

LP: ¿Y esta es la escritura?

RM: Aquí está la escritura pública debidamente registrada. Hay un dato curioso: se firmó el 12 de agosto de 2014, que es la fecha de cumpleaños de mi esposa Gretta. Fue un regalo que yo le hice a mi familia y a mi esposa, a nombre de ella está la casa. Aquí están también los cheques en donde se pagaron todos los impuestos de mi chequera, con mis recursos. Es totalmente transparente. Es la casa en donde yo voy a vivir, porque es la única que tengo. La de Tampiquito ya se vendió y no tengo casas para escoger a dónde irme. Todas esas cosas que se han pretendido hacer ver, como algo sospechoso o ilegal, no tienen nada de sospechoso ni ilegal. Todos los días en Nuevo León se hacen este tipo de transacciones ante el Registro Público de la Propiedad, ante Notario Público, se cruzan cheques, en fin, hay este tipo de operaciones legitimas como la que yo hice en la compra de mi casa.

LP: ¿Sólo eso es su patrimonio?

RM: Hay otras dos cosas. Hay un terreno, aquí tengo copia de la escritura pública, en General Terán. Aquí están también los cheques igual de mi chequera con el monto de 3 millones 360 mil pesos. Es un terreno de 36 hectáreas que yo poseo a mi nombre en el Municipio de General Terán en donde tengo una pequeña quinta, un lugar familiar, hay un cheque en donde yo compré una casa móvil, es la casa que está ahí para cuando vamos algún fin de semana.

Tengo además el 20 por ciento de copropiedad en un terreno que está ubicado en la calle Río Tamazunchale en la colonia Del Valle, que se compró en 1998, mucho antes de que yo fuera gobernador. Lo adquirió mi padre en aquel entonces y le asignó un porcentaje a uno de mis hermanos y su esposa como comúnmente se hace en las familias. Poseo una acción en el Club Campestre de Las Misiones y ese es todo mi Patrimonio, algunas cuentas bancarias del gasto corriente de mi esposa y mío, de nuestros ahorros, alguna cuenta de ahorro que no llega a figurar.

LP: ¿Y eso es lo que se encuentra en su declaración patrimonial?

RM: Eso está en mi declaración patrimonial y no hay nada más de lo que yo te estoy comentando en este momento.

LP: Se ha hablado de terrenos en Mina y de propiedades en San Antonio Texas...

RM: Primero quiero hacer la aclaración importante, yo no tengo nada que ver, ni mi esposa ni mis hijos. Son inversiones de mi familia, eso no quiere decir que yo me deslinde o que esté dando a entender que quizá haya algo malo y que me estoy haciendo un lado. No.

Digo que no tengo ningún aprovechamiento ni directo ni indirecto, ni ha habido cruce de cheques, ni he tenido utilidades por la venta de terrenos, ni participo en esas sociedades.

Ahora bien, ellos no son servidores públicos. Son personas físicas con derecho a una vida empresarial y económica para salir adelante y lo han hecho, en el caso de mi Padre por aproximadamente 47 años y mi hermano por muchos años en Estados Unidos de manera pública e ininterrumpida. Lo que yo conozco y lo que yo sé porque no participo en esas sociedades, lo que yo he visto porque me he metido a investigar es que todo está perfectamente legal.

En el caso de los terrenos en Estados Unidos, por muchos años han llevado mi padre y mi hermano Alejandro esta actividad empresarial de manera pública y abierta, te estoy hablando de 11, 15 años. Si tú le preguntas a los agentes corredores de bienes raíces allá, te lo van a reconocer. Los conocen, saben que están haciendo este tipo de negocios que son fraccionamientos, en su gran mayoría los terrenos se deben a los bancos, hay créditos hipotecarios para hacer y llevar a cabo los fraccionamientos para vender las casas, como se hace aquí en Nuevo León: hay muchos desarrolladores que hacen un fraccionamiento, invierten, piden prestado al banco, venden las casas y obtienen una utilidad. Eso es lo que hacen ellos allá, perfectamente legal, legítimo, pagando impuestos, debiéndole al banco y pagándole al banco a tiempo. Pero se ha pretendido hacer ver que todos esos terrenos son primero posesión de mi familia, que si son pero se deben, segundo que se amasaron en estos 5 años, que todas estas sociedades se crearon de manera sospechosa como para lavar dinero, cosa que también es falsa. Están en las páginas de internet, están los fraccionamientos ahí con sus planos autorizados por el Municipio, es decir, no hay una situación en la que tú encuentres nombres raros, extraños o que haya una participación indirecta, no hay nada de eso.

LP: ¿Y en el caso de Mina?

RM: En el caso de Mina, que también se ha hecho mucho alboroto con este tema, decirte que primero, desde que se hizo la reforma hacia el régimen ejidal, que si mal no recuerdo fue en la época del Presidente Carlos Salinas de Gortari y se promulgan estos cambios a la Constitución, los ejidatarios pueden disponer de sus tierras para venderlas como propiedad privada, eso se ha venido haciendo por muchos años, por décadas, en donde gente ha comprado de manera legal y legitima los terrenos procedencia de un ejido, todos los días se hacen.

Estos movimientos no están regulados por el Gobierno del Estado, es decir, no hay ningún conflicto de intereses en donde el Estado haya dirigido hacia allá, porque esto lo regula el Registro Agrario Nacional y la autoridad Federal. Además, fueron en participación en un proyecto, en una sociedad, en donde un empresario de la comunidad hace la compra de los terrenos e invita a mi padre y a mi familia a participar de manera legal otra vez, comprándolos, con sus recursos, para hacer algún proyecto que yo desconozco.

No hay nada ilegal, no hubo un despojo, no hubo un robo de tierras, no hubo un quítate que ahí te voy y me voy a quedar con las tierras ejidales, hay un proceso legal de compra-venta y si tú vas al Registro Agrario Nacional vas a encontrar a muchos empresarios, a mucha gente de Nuevo León, de San Pedro, que están registrados como compradores de ejidos.

Se quiere hacer ver como que hay algo ilegal, como que hubo un despojo, como que se los robaron, como que el Gobierno movió las cosas para quedarse con esos terrenos. Es totalmente falso. No hay nada que haya que esconder.

LP: ¿Es guerra sucia?

RM: Es guerra sucia. La construcción de mi patrimonio ha sido durante 20 años de carrera profesional.

LP: ¿A qué edad comenzó a trabajar?

RM: A los 16 años, en un puesto muy modesto en el Juzgado Cuarto Penal, mientras estudiaba. Era "meritorio", es decir, hacía meritos para poder acceder y subir en el Juzgado. Posteriormente fui escribiente y de ahí me fui a trabajar a mi despacho. Después me fui a la Ciudad de México a la Secretaría de Gobernación, y de ahí continué toda una carrera hasta el día de hoy como gobernador, lo cual me ha permitido generar ahorros y generar un patrimonio totalmente legítimo que tampoco es tanto. Yo quiero expresarle eso a la gente porque quizás en algún sector se haya quedado la imagen o la etiqueta de que yo compré mi casa porque empecé a trabajar hace 5 años nada más. Y de ahí, con cálculo muy simplista, dicen: si el gobernador gana tanto al mes lo multiplicamos por 12, menos sus gastos, no le alcanza para la casa. Claro que no, mi primer trabajo no fue de gobernador del Estado.

LP: ¿Qué les responde a quienes lo han acusado?

RM: Decir que el gobernador es corrupto, que el gobernador presuntamente está ligado con actos de enriquecimiento ilícito, es falso y lastima la honorabilidad de mi persona, de mi familia, de mis hijos que están pequeños, de 7 años, que van a la escuela, y de mi esposa. Es totalmente injusto. Incluso esto empezó no desde hace 3 meses que comenzaron las campañas sino desde hace 6 años. Recordarás que había gente que propiciaba rumores de que yo no vivía aquí, que mi familia vivía en Estados Unidos, que íbamos y veníamos todos los días a McAllen o a San Antonio. Imagínate, dejar a mis hijos a la escuela en la mañana y luego sacarlos y luego regresar a Estados Unidos para bañarlos y regresar una y otra vez, ¿qué absurdo no?