Roban dinero que iba a ser repartido entre iglesias del sur

Personal de las oficinas de la catedral de Linares se dieron cuenta que una de las puertas estaba forzada y solicitaron el apoyo de la policía.
Hurtaron de 60 a 80 mil pesos.
Hurtaron de 60 a 80 mil pesos. (Archivo)

Linares

Por segunda ocasión en años recientes, ladrones que en apariencia se quedaron a dormir después de la última misa, saquearon la catedral en el municipio de Linares, sustrayendo de su interior una suma de dinero que las autoridades eclesiásticas pensaban repartir esta semana entre las más de 20 parroquias del centro y sur del estado.

Poco después de las 07:30 de la mañana de este, el personal que labora en las oficinas administrativas, al darse cuenta que una de las puertas estaba forzada, solicitó el apoyo de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de Linares.

Los elementos de la dependencia municipal arribaron al lugar y acordonaron parte de este edificio ubicado en el centro histórico.

Fuentes allegadas a la catedral explicaron que en las primeras revisiones que se realizaron en el interior del templo todo se encontraba en orden, los objetos sagrados de oro y plata no se tocaron, mientras que las limosnas también estaban en su lugar acostumbrado.

A media mañana, arribaron al inmueble católico elementos de Servicios Periciales de la Agencia Estatal de Investigaciones del estado para llevar a cabo los peritajes necesarios, esto con la intención de tratar de establecer la manera en que sucedieron los hechos.

Las primeras hipótesis establecieron que en apariencia fue al finalizar la misa de este martes, cuando una o varias personas se quedaron escondidas en una de las oficinas y que fue durante la madrugada de ayer cuando cometieron el hurto. Se presume que el o los responsables del delito escaparon forzando la cerradura de una de las puertas laterales.

Hasta el cierre de esta edición se desconocía el monto de este robo, pero de acuerdo a varias declaraciones de testigos cercanos a la catedral, no se descartaba que la cantidad de lo que se llevaron oscilara entre 60 y 80 mil pesos.