¡Mucho, Ricky!

El boricua se presentó anoche en la Arena Monterrey en el primero de los dos conciertos que ofrecerá en la ciudad, con una producción espectacular.

Monterrey

Energía, adrenalina y una buena dosis de locura se conjugaron ayer en la ciudad con la presencia de Ricky Martin con su tour "Live in México".

El astro boricua llegó a la Sultana del Norte después de tres años de ausencia para entregarse a sus fanáticos regios con un gran espectáculo con el que cautivó y emocionó a la vez.

La Arena Monterrey recibió a cerca de 12 mil espectadores que por hora y media disfrutaron de un recorrido musical que abarcó los 23 años de carrera como solista del puertorriqueño.

Las luces del lugar se apagaron a las 21:20, era tan sólo un aviso para lo que se venía, pues de pronto los gritos eufóricos anunciaban la presencia de Enrique Martín Morales (nombre real del artista), en el escenario.

"Come with me" y "Shake your bon-bon" fueron el inicio de la primera cita, en donde la euforia fue un invitado más.

"¡Buenas noches, Monterrey, ¿cómo están? qué bonita ciudad. Esta noche yo les voy a dar lo que ustedes quieran, si ustedes me dan esta noche una sonrisa con eso estoy feliz", dijo Ricky para después poner el toque romántico con "Vuelve".

Pero la intención del hoy coach de "La voz... México" era armar una alocada fiesta, por lo que no tardó mucho en decirle a su público "Livin' la vida loca", para después armar una completa "Revolución" en el recinto.

Más de siete diferentes cambios de vestuario y una producción de primera, conformada por cinco pantallas, cuatro sets de luces robóticas, un escenario ascendente y diferentes elementos, entre ellas un auto, completaron el espectacular show.

Con un mensaje en su playera que dejaba claro que es "El Rey", el boricua se remontó hasta sus inicios para cantar "Dime que me quieres", tema que fue coreado por los miles de regios que ya para ese momento se habían desinhibido.

Un total de diez músicos, dirigidos por David Cabrera, acompañaron a Ricky durante la velada que por momentos de tornó romántica, y para muestra temas como "Gracias por pensar en mí", "Tal vez" y "Tu recuerdo", que desataron la nostalgia.

A este set de amor se le sumaron canciones que marcaron su exitosa trayectoria como "Fuego de noche" y "Volverás".

Los aplausos, gritos y ovaciones ensordecedoras de sus seguidoras fueron una constante en la presentación del intérprete, quien entregó su corazón en cada melodía.

En la recta final, "La bomba", "Por arriba, por abajo", "Pégate" y "La copa de la vida" encendieron el ánimo de la multitud que a pesar de haber saciado sus ganas de escuchar al intérprete, aún querían más.

Hasta el último momento, Ricky Martin complació a su público, pues ante los gritos de "otra, otra", regresó para culminar con "A medio vivir".