Rescata Napoleón Nevárez a personajes de Hualahuises

Desde 1986 ha conservado su título como historiador del municipio rural; el secreto, asegura, es dedicarse a escribir única y exclusivamente lo acontecido en el pueblo.
Tiene más de 30 reconocimientos otorgados por diversas instituciones.
Tiene más de 30 reconocimientos otorgados por diversas instituciones. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

Napoleón Nevárez Pequeño fue el primer historiador que recibió el nombramiento de cronista por parte del municipio de Hualahuises, en 1986.

Antes sólo contaban con nombramiento el historiador Israel Cavazos Garza (Guadalupe), José P. Saldaña (Monterrey) y Celso Garza Guajardo (Sabinas Hidalgo).

Han pasado 30 años y el cronista ha permanecido con su nombramiento todo este tiempo, a pesar de los cambios administrativos y la llegada de alcaldes de distintos partidos políticos.

Su secreto, afirma en entrevista, es dedicarse a escribir "estrictamente" sólo lo acontecido en el pueblo y nada fuera de esa realidad.

"Cuando el cronista se dedica estrictamente a la tarea que se le encomendó, no debe presentársele una situación difícil con los alcaldes", refiere el investigador y docente Napoleón Nevárez Pequeño.

'El Vaticano de NL'

Hualahuises toma su nombre de una antigua tribu asentada en la región sur de Nuevo León, los "gualagüises" o "guachichiles".

En una mesa exhibe sus más de 30 reconocimientos otorgados por instituciones locales, regionales y nacionales. Cuenta con más de 25 libros, y otros 20 en coautoría.

"Lo primero que debe entregar el cronista es la monografía de su pueblo, es lo primero", asegura.

Después hay que rescatar a los personajes del pueblo, pues la historia no debe ser contada sólo escuchando a las figuras de autoridad.

"Sí escribes la historia del alcalde, pero también del artesano; o del padre de la iglesia, pero también del ayudante. Se deben rescatar a los personajes del pueblo", expresa Nevárez.

A partir de los primeros nombramientos, en 1986, se empezaron a hacer visitas a los 51 municipios. Así se empezaron a generar sesiones de difusión del trabajo generado por los historiadores.

Si bien los investigadores ya contaban con trabajos propios sobre sus comunidades, con el nombramiento oficial de cronistas se comenzaron a generar eventos de divulgación en los pueblos.

Como parte de la capacitación, se organizaron talleres de escritura para los cronistas, los cuales se impartían en la Casa de la Cultura.

A 30 años del nombramiento, Nevárez Pequeño –quien acuñó el término de El Vaticano de Nuevo León a Hualahuises, debido a su conformación geográfica– expone que hoy, gracias a las redes sociales, no hay límites para la divulgación de la historia regional.

Temas recientes, como la violencia generada por la inseguridad o tragedias como el paso del huracán Alex, también deben quedar registrados, apuntó.

"Hay que escribir de tal manera que quede el registro, pero narrado de una manera elegante. Que los jóvenes tengan un recuerdo del tío o abuelo favorable, a pesar de vivir una situación tan desafortunada", indicó el cronista.

La lista
Cronistas antes de 1986
• José P. Saldaña - Monterrey
• Israel Cavazos - Guadalupe
• Celso Garza Guajardo - Sabinas Hidalgo

Cronistas en 1986
• Napoleón Nevárez Pequeño - Hualahuises
• Juan Alanís Tamez - Santiago
• Armando Leal Ríos - Linares
• Ambrosio Guajardo - Salinas Victoria
• Carlos González Rodríguez - San Pedro
• María Luisa Santos Escobedo - Villaldama