ENTREVISTA | POR ESTHER HERRERA

José Luis de la Cruz Director general del IDIC

El Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico está buscando ver el papel del desarrollo industrial, es decir, en esencia es el primer instituto de pensamiento en México, explica el directivo.

“Replantear política industrial, reto de México”

José Luis de la Cruz explicó los estudios que están desarrollando.
José Luis de la Cruz explicó los estudios que están desarrollando. (Raúl Palacios)

Monterrey

El Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), se ha convertido en el primer centro de pensamiento privado en México, entre sus objetivos destaca como un espacio de debate en torno al papel del desarrollo industrial en el país, dijo en entrevista con MILENIO Monterrey, José Luis de la Cruz, director general de IDIC.

¿Qué diferencia hay entre el IDIC y otros centros de estudios que existen en México?

Principalmente el IDIC está buscando ver el papel del desarrollo industrial, es decir, en esencia es el primer instituto de pensamiento en México y probablemente en América Latina, en donde el énfasis se pone en el desarrollo industrial. En el mundo se está viviendo lo que se le ha llamado la Tercera Revolución Industrial, es decir, no sólo se está revitalizando el hecho de ser eficientes en el manejo de recursos para impulsar sectores como la manufacturera, sino agregarle elementos de innovación tecnológica de desarrollo sostenible, entonces México no puede quedar fuera de esa dinámica.

¿Cómo surgió y quién lo conforma?

Fue a iniciativa del empresario Raúl Gutiérrez Muguerza quien representa a un grupo de empresarios, intelectuales, investigadores y académicos que están preocupados e interesados por el desarrollo industrial del país y que éste sea un mecanismo de crecimiento económico y bienestar social ante la actual coyuntura mundial donde países como Estados Unidos, Canadá, China, Corea del Sur y el resto de Asia tienen al desarrollo industrial como motor de crecimiento y generación de empleo y de bienestar que ayuda a la construcción de un mercado interno sólido.

En ese sentido, a poco más de un año de empezar a conjuntar y formar este consejo ahora estamos iniciando un estudio además de reportes.

IDIC busca revitalizar, revertir y ayudar con sus análisis que se puedan plantear nuevas estrategias de industrialización para el país, donde se aprovechen las nuevas tecnologías y desarrollo sustentable.

En México existe la necesidad de revertir este bajo crecimiento económico y esta escasa generación de empleo que afecta la productividad y competitividad del país y por eso entre otros puntos trabajamos.

¿Qué importancia tiene que el IDIC surja en este momento de debate sobre reformas estructurales?

Nos parece que el entorno es propicio porque existe una mayor sensibilidad de reconocer que el modelo económico del país no está dando resultados como los que se esperaban, el propio Secretario de Hacienda ha señalado que es imprescindible aumentar la productividad, de hecho es uno de los pilares del proyecto económico del presidente Enrique Peña Nieto.

Y el Instituto para el Desarrollo Industrial plantea que es la industria uno de los elementos esenciales bajo los cuales se pueden alcanzar esos incrementos, porque la industria es donde se hacen inversiones en maquinaria, equipo, construcción que tiene de manera asociada al progreso tecnológico.

Lo anterior, dijo de la Cruz no solamente genera empleo que por si eso ya es un elemento sustancial y relevante, sino que además genera valor agregado, es decir, reclama gente con estudio y capacidades técnicas no nada más escolares sino capacitación que son factores que incrementan la productividad y donde justamente el hecho de alcanzar mayores niveles de productividad permite pagar mejor.

¿Cómo está conformado el IDIC y cuáles serían las primeras acciones?

El IDIC tiene una participación de empresarios, académicos y en general de personas interesadas en fomentar el desarrollo industrial del país y con ello el crecimiento y desarrollo social de México.

De la parte académica tenemos contribuciones del doctor Arturo Oropeza, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, del Colegio de México a José Romero y la parte empresarial el liderazgo de Raúl Gutiérrez Muguerza, y junto con las contribuciones de Mauricio de María y Campo, por citar algunos, todos ellos y el resto de los consejeros tienen una contribución importante en la consultoría, en lo empresarial y en los estudios académicos justamente forman un tejido que nos permiten plantear propuestas aterrizadas no sólo con sustento académico sino vinculadas con la vida real del sector empresarial.