Reglamento condena a proveedora

El secretario del Ayuntamiento niega que haya conflicto con la doble función y que puede acceder a nueva licitación
La directora jurídica es socia de la empresa que surte de combustible a la administración de Monterrey.
La directora jurídica es socia de la empresa que surte de combustible a la administración de Monterrey. (Archivo)

Monterrey

Janette Fernández Anaya, directora jurídica de la secretaria del Ayuntamiento de Monterrey, no debe desempeñarse también como proveedora de gasolina, según el artículo 43 del Reglamento Municipal de Adquisiciones.

“No se recibirán propuestas o celebrará contrato alguno en las materias a que se refiere este ordenamiento, con las personas siguientes:

II. Las que desempeñen un empleo, cargo o comisión en el servicio público, o bien, las sociedades de las que dichas personas formen parte, sin la autorización previa y específica de la Contraloría conforme a la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos; así como las inhabilitadas para desempeñar un empleo, cargo o comisión en el servicio público”.

MILENIO Monterrey dio a conocer la semana pasada la doble función que desempeñaba esta funcionaria pública en la administración de Margarita Arellanes Cervantes, quien también es socia de Gas Nuevo Milenio, SA de CV, de la que el dueño mayoritario es su padre.

La segunda fracción del mencionado artículo es aun más clara, pues señala que está impedido para ser proveedor del municipio aquel servidor público que “intervenga en cualquier etapa del procedimiento de contratación tenga interés personal, familiar o de negocios, incluyendo aquellas de las que pueda resultar algún beneficio para él, su cónyuge o sus parientes consanguíneos hasta el cuarto grado, por afinidad o civiles, o para terceros con los que tenga relaciones profesionales, laborales o de negocios, o para socios o sociedades de las que el servidor público o las personas antes referidas formen o hayan formado parte”.

Podría existir una salvedad si la Contraloría, conforme a la Ley de Responsabilidad de los Servidores Públicos, así lo hubiera establecido.

El mismo reglamento de adquisiciones del ayuntamiento regio deja claro que los licitantes o proveedores que infrinjan las disposiciones de este ordenamiento, serán sancionados por la Contraloría con multa equivalente a la cantidad de cincuenta hasta mil veces el salario mínimo general vigente en el estado de Nuevo León elevado al mes, en la fecha de la infracción.

Gas Nuevo Milenio, SA de CV, es prácticamente el único proveedor de combustible del municipio de Monterrey desde la pasada administración; en estos últimos siete meses ha facturado un total de 13 millones 468 mil 868 pesos.

A pesar de esta situación para el Secretario de Administración Municipal, Miguel Ángel Treviño Sandoval, no existe ningún conflicto con la doble función e incluso señala que la empresa puede participar nuevamente en la licitación que se abrirá a fin de este mes.

La alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes no ha realizado ningún pronunciamiento en torno al tema.