Regiomontanos desairan a los rockeros

Kenny y Los Eléctricos fue de las agrupaciones fuertes en el evento que contó con muy pocos asistentes.

Monterrey

Aunque contó con los ingredientes perfectos para convertirse en uno de los eventos que el público pudo haber disfrutado al máximo, el Festival de rock en español: Revolución tuvo un triste comienzo con muy poca asistencia por parte de los regiomontanos.

Y es que el intenso calor y los rayos del sol ahuyentaron a los fanáticos de este género.

Con una asistencia menor a las 50 personas dio inicio el evento que marcó el arranque oficial de las actividades del Arte Fest donde bandas como Cabrito Vudú y Kenny y Los Eléctricos fueron de las primeras en subir al escenario que se colocó en el "espacio Akra", ubicado en el boulevard Díaz Ordaz en San Pedro.

ARRANCAN CASI SIN ASISTENTES

Fue al filo de las 18:19 cuando Kenny apareció frente a los pocos pero fieles asistentes que al igual que ella algunas chicas lucían un alocado look, donde resaltaban los diferentes tintes de cabello que fueron desde verde, rosa y hasta azul.

La rockera tenía varios años de no presentarse en Monterrey y tuvo un cálido recibimiento, por los pocos asistentes que corearon sus "rolas" entre las que incluyó "No huyas de mí", "Me quieres cotorrear" y "Juntos por el rock".

"¡Ay, ay, me pica el sol!, ya están todos bueno somos como diez pero vengase para acá adelante no chi...", fueron las primeras palabras de la cantante Kenny Avilés, quien al igual que la gente estuvo expuesta al astro rey, lo que la hizo decir un par de palabras altisonantes que fueron el común denominador de su actuación.

"¿Están a gusto?, yo también aunque este sol esta cabrón...", recalcó.

ARMA UNA GRAN FIESTA

La cantante mexicana armó una gran fiesta en la que ya para su tercer tema abandonó el escenario y se acercó al público, a quienes retó a una competencia para ver quién cantaba mejor sus canciones.

"Dicen por ahí" continuó en el repertorio de la intérprete ochentera, que lució sus tatuajes, botas hasta arriba de la rodilla y gafas de sol de las que más tarde se despojó.

Fueron tan sólo 30 minutos los que Kenny actuó al lado de Los Eléctricos, mismos que fueron suficientes para recompensar a quienes sin importar las altas temperaturas que se registraron en nuestra ciudad estuvieron al pie del cañón en el evento.