Refresqueros podrían repensar sus inversiones

Emilio Herrera, director de Anprac, señaló que las ventas podrían reducirse 20 por ciento y en la misma proporción disminuirían los empleos en esta industria.
Emilio Herrera, director nacional de la Anprac.
Emilio Herrera, director nacional de la Anprac. (Carlos Rangel)

Monterrey

De aprobarse el gravamen propuesto a los refrescos en la reforma fiscal, para el siguiente año empresas del ramo podrían comenzar a revaluar sus inversiones, que oscilan en promedio 600 millones de dólares anuales, señaló Emilio Herrera, director nacional de la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (Anprac).

Indicó que las ventas podrían reducirse 20 por ciento y en la misma proporción disminuirían los empleos en esta industria.

Al inicio de este año dos empresas locales que forman parte de este gremio anunciaron inversiones importantes: Arca Continental, con 4 mil 200 millones de pesos, y FEMSA, con mil 250 millones de dólares.

“No se ha llega a un acuerdo, nosotros seguimos dialogando con los legisladores, estamos manifestando nuestros puntos de vista en relación a la pretensión de un impuesto especial a los refrescos de un peso por litro de bebida azucarada, y nuestros comentarios y sustentos es que el impuesto no resuelve el problema de la obesidad”, dijo el líder empresarial.

Explicó que el gravamen que pretende la autoridad federal representará un incremento entre un 15 y 20 por ciento al producto que ya tiene y la carga fiscal se elevará 35 por ciento.

Comentó que la propuesta paralela por parte de la Anprac es que la recaudación sea de dos pesos por un kilogramo de edulcorantes.