'Raza' prefiere el partido de Tigres

Pocos simpatizantes del nuevo gobernador arribaron a la Explanada de los Héroes durante la toma de protesta.
Cerca de las 22:00, varios seguidores de Jaime Rodríguez se reunieron para festejar en la Gran Plaza.
Cerca de las 22:00, varios seguidores de Jaime Rodríguez se reunieron para festejar en la Gran Plaza. (Gustavo Mendoza)

Monterrey

Y la raza no llegó a la Macroplaza para ser testigo de la toma de protesta como gobernador de Jaime Rodríguez Calderón por la noche de este sábado.

Ni filas de vehículos ni problemas viales se registraron por el cierre de las calles Zaragoza, Juan Ignacio Ramón, Matamoros y Escobedo, que circundan al Congreso del Estado.

Si bien la presencia de agentes de la Fuerza Civil era muy evidente –prácticamente había un policía cada 10 metros de distancia–, la raza, es decir, simpatizantes del Bronco o curiosos por presenciar el arribo del primer gobernador independiente de Nuevo León brillaron por su ausencia.

"Ahorita llegan, vamos a esperar un ratito más", dijo Verónica de León, habitante de la colonia Dos Ríos, en Guadalupe.

A oscuras

Siendo las 20:00, la Macroplaza y sus alrededores lucen como cueva de lobos. Como se ha denunciado en las últimas administraciones municipales, el alumbrado público es insuficiente para uno de los principales paseos turísticos de Monterrey.

Para acceder a la Gran Plaza, inevitablemente había que pasar por filtros de seguridad resguardados por la Fuerza Civil.

"Es por su seguridad, joven", dijo un oficial mientras revisaba la mochila, aunque no distinguía nada por la falta de iluminación.

Mientras las vías aledañas al Congreso del Estado estaban cerradas al paso vehicular, la calle de Doctor Coss reventaba de autos, cuyos conductores buscaban un lugar para acudir a algún antro del Barrio Antiguo como cualquier sábado por la noche.

"No, amigo, venimos aquí al Café, ¿qué va a haber o qué?", comentó Sofía, quien junto a sus amigas acude al Barrio sin saber que en unos minutos habrá nuevo gobernador.

Mientras, los restaurantes lucían llenos, pues en ese momento se daba el partido de Tigres frente al Atlas, e incluso había personas viéndolo desde afuera; al mismo tiempo, la transmisión de TV NL sobre la toma de protesta del nuevo gobierno era prácticamente ignorada.

Critican al 'peinadito'

Seis adultos mayores están sentados en una jardinera, a un costado de la escultura ecuestre de José María Morelos y Pavón.

Están viendo hacia el Palacio de Gobierno, esta noche iluminado con los colores patrios y un tono rosa sobre la entrada principal.

Don Bernardino Castillo Chávez viajó desde el ejido San Roberto –ubicado en Galeana, tierra bronca– junto a su esposa Paula Salas Bocanegra durante tres horas para atestiguar los primeros minutos de Rodríguez Calderón como gobernador de Nuevo León.

Durante 24 años, don Bernardino ha solicitado que se le pague la venta de unas 90 hectáreas, las cuales fueron compradas por gasolineras, expendedoras de materiales para la construcción y dos negocios de grúas.

Dice conocer personalmente a la familia de Rodríguez Calderón, quien vive en el ejido Pablillo.

"Somos 64 los propietarios del ejido, a algunos las empresas les pagaron, pero a mí no me han dado nada. Tengo 24 años pidiendo el pago justo por mi tierra", comentó el hombre de 72 años.

Ellos no conocen a Jaime. Cuando fueron a la llamada Casa Bronca no los recibió; sin embargo, unos abogados les ofrecieron ayuda en la que fuera casa de campaña del candidato independiente.

Lo que Paula y Bernardino quieren es que Jaime ya sea gobernador, porque aseguran que él los va ayudar. Le tienen fe.

"Es que él es de allá, sabe cómo están las cosas en los ejidos. No que el peinadito éste, que nunca se ensució".

– ¿Y quién es el peinadito, señora? –Pues el que ya se va, el Medina–responde doña Paula.

"Venimos a celebrar"

Al filo de las 22:00, algunos simpatizantes del Bronco comienzan a llegar a la Explanada de los Héroes. Una solitaria bandera con la imagen del caballo ondea, mientras un grupo de estadunidenses le toma fotografías porque "se trata de un momento histórico".

Verónica de León lleva de la mano a su sobrina. También la acompaña Angélica Calderón junto a su hija, todas con la camiseta del gobernador independiente bien puesta.

"Venimos a confirmar que ganamos", expresa orgullosa Angélica. Las vecinas de Guadalupe dicen haber apoyado durante su campaña, pues aseguran: "éste sí es el bueno".

Su jornada nocturna será intensa. Al término de la toma de protesta, irán a pernoctar a las afueras del Parque Fundidora, pues no se quieren perder la cabalgata y verbena popular de hoy, uno de los primeros actos públicos del nuevo gobernador.

Aunque son muy pocos los simpatizantes en la Macroplaza mientras Rodríguez rinde protesta en el Congreso, a ellas no les interesa, pues lo importante es que El Bronco les cumpla.

"Somos de los broncos jaladores y mañana ahí vamos a estar en la cabalgata. Va llegar mucha gente, vas a ver", asegura Verónica.