Pygmalion conquista con las cantatas y los motetes de Bach

La Gran Sala del Teatro de la Ciudad fue testigo del concierto "Johann Sebastian Bach: Motetes y cantatas", una presentación que pocas veces es vista en teatros.
La agrupación es lidereada por el joven  Raphaël Pichón
La agrupación es lidereada por el joven Raphaël Pichón (Foto: Leonel Rocha)

Monterrey

Una noche con sabor a Francia, en donde los regiomontanos hicieron un viaje a los años de la música barroca, se vivió ayer gracias a la presentación de la agrupación Ensemble Pygmalion del reconocido director Raphaël Pichon.

La Gran Sala del Teatro de la Ciudad fue testigo del concierto Johann Sebastian Bach: Motetes y cantatas, una presentación que pocas veces es vista en teatros.

Para esta noche, Raphaël Pichón, el joven director del ensamble, presentó un total de tres números combinados entre motetes y cantatas en un lapso de 75 minutos, los cuales fueron degustados por un selecto número de asistentes.

Cuando el reloj marcaba las 20:00, uno a uno los siete músicos fueron tomando su lugar. Gabriel Grosbard y Marie Rouquie en violines, Louis Creach en la viola, Julien Leonard al frente de la viola da gamba, Thomas De Pierrefeu tomó el contrabajo, Arnaud de Pasquale el clavecín y, por último, Sebastien Dauce con el órgano positivo.

El turno de entrar a escena fue de los cantates Armelle Cardot-Froeliger y Judith Fa (sopranos), Myriam Arbouz y Guilhem Terrail (altos), Didier Chassaing y Davy Cornillot (tenores) y Nicolas Boulanger y Louis-Pierre Patron (bajos).

Por último fue el mismo directo, creador de este concepto, Raphaël Pichon, quien tomó su lugar para comenzar con una exquisita velada.

El primer número fue el motete "Mit Weinen hebt sich's an" en cuatro partes. Los cantantes demostraron su gran calidad vocal, al mismo tiempo de ensamble, ya que no necesitaron de acompañamientos musicales para cautivar a los presentes.

El aplauso fue generalizado, el público había quedado maravillado con la primera pieza de la noche y la gala tenía preparada una oleada de sorpresas.

La cantata "BWV 196 Der Herr denket an uns" fue el motivo para que el director francés demostrara el por qué se han ganado un prestigio a nivel internacional.

En casi 12 minutos logró combinar el talento de sus sopranos, tenores, bajos y orquesta en una sola armonía. El ensamble fue perfecto durante los 5 números que intregraron a este acto, que generó la aprobación del público.

La gala continuó combinando los motetes y cantatas, pero la pieza que se llevó la ovación de todos los presentes fue antes del intermedio. Los cantantes cambiaron posiciones para fusionar sus rangos vocales en una nueva dimensión y al tema "Wir Essen Und Leben Wohl" fundieron sus voces en un número que resultó ser el máximo momento de la gala.

"Nach dir, Herr, verlanget mich", fue la última pieza presentada al término del "Meine Tage in dem Leide".

El publico saltó de sus asientos entregados a un caluroso aplauso al director francés y a la talentosa agrupación.

La gala fue organizada por el Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León.