Proyecta UANL crear escuela de restauración

Es un planteamiento del Consejo para la Adquisición y Conservación del Patrimonio Cultural de la Máxima Casa de Estudios.

San Nicolás de los Garza

Ante el poco personal capacitado para restaurar o dar mantenimiento al amplio patrimonio cultural que posee, la Universidad Autónoma de Nuevo León tiene planes de abrir una escuela de restauración para el próximo año.

La necesidad se generó a partir de la restauración que requiere el mural de cantera ubicado en la Facultad de Ingeniería Civil, obra de Federico Cantú y que se tituló como Netzahualcóyotl y el agua.

Esta idea fue planteada por el rector Jesús Áncer Rodríguez, después de inaugurar el bajorrelieve a escala que Cantú diseñó en 1961 para la Ciudad Universitaria.

"El problema que tenemos es que no hay restauradores, entonces vamos hacer una escuela para formar muchachos y que ellos se preparen aquí", expuso el rector.

Sería en enero cuando se defina en qué facultad iniciaría la escuela de restauración: en la de Artes Visuales o en la de Arquitectura.

El proyecto forma parte del Programa de Restauración Permanente, una de las tareas del Consejo para la Adquisición y Conservación del Patrimonio Cultural que formó la UANL de cara a su 80 aniversario.

Por ahora, se mencionó la posibilidad de abrir un taller o una escuela, aunque también se mencionó la posibilidad de elevar el grado académico a licenciatura.

En México, son pocos los espacios dedicados a la enseñanza de este arte, la más importante es la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía "Manuel del Castillo Negrete", así como espacios similares en Guadalajara y Zacatecas.

Revaloran obra de Federico Cantú

Al iniciar actividades la Ciudad Universitaria, la amplia explanada de la Torre de Rectoría exhibía un mural de unos 10 mil metros cuadrados donde se apreciaba al escudo de la UANL, siendo abrazado por las alas de un águila posando sobre un nopal.

Pero al crearse la Capilla Alfonsina, el mural de Federico Cantú fue seccionado y con el tiempo perdió mayores espacios para reducirse sólo a la firma en los últimos años.

Hoy una reproducción a escala se colocó en la fachada principal de la misma Capilla, en una producción en bronce avalada por el nieto de Federico Cantú, Adolfo Cantú Elizarrarás.

Éste es uno de los primeros trabajos que la familia Cantú tiene en planes para revalorar el trabajo creativo del abuelo.

"Anualmente, tenemos unas 30 o 40 exposiciones donde hay obra de Federico, para irlo recuperando. Estamos trabajando en un libro sobre obra mural para que todo mundo conozca la obra de Cantú", detalló Adolfo Cantú Elizarrarás.

Uno de los proyectos a futuro es la recuperación de los murales de Federico Cantú para la parroquia de La Purísima. Son unas placas donde se detalla el tema de la Letanía Lauretana y, para ello, se contempla abrir una exposición sobre el tema.