Proveedor a clínica de Sección 50 denuncia amenazas y falta de pago

El director de la empresa Medical Regia, indicó que directivos de la administración sindical le desaparecieron facturas de 500 mil pesos y cuando les cobró, lo amenazaron.
El director general de la empresa Medical Regia, Ismael Guerra Padilla.
El director general de la empresa Medical Regia, Ismael Guerra Padilla. (Francisco Zúñiga)

Monterrey

Por la desaparición de facturas de 500 mil pesos y amenazas de muerte, un proveedor de la Clínica Hospital de la Sección 50 del SNTE realizó una denuncia contra directivos de la actual administración sindical.

Fue el director general de la empresa Medical Regia, Ismael Guerra Padilla, quien acusó a Mireya Capetillo Garza por haberle enviado una carta membretada con logotipo de la Sección 50, donde le indicaba que ella tiene el apoyo de sus líderes, el dirigente nacional Juan Díaz, y el de la sección 50, José Guadalupe Castillo, así que ya no insistiera en cobrarles.

La deuda, informó el director, data desde el año anterior, durante la gestión de la maestra Mirna Isabel Saldívar Paz.

"Yo hablé con la maestra Mirna Saldívar y nos comentó que ya estaba todo pagado, en su gestión dejó todo pagado, pero ahorita en la gestión del profesor Guadalupe Castillo nos informa que no tienen facturas de todo esto que les estuvimos vendiendo en el hospital", explicó el empresario.

Mireya Capetillo Garza es la jefa de la Oficina del Dirigente sindical de la Sección 50, y su hermana Sandra y su cuñado Homero Ramírez, eran quienes manejaban los pagos en administraciones pasadas, explicó el afectado.

Son embargo, ella le había confirmado a Guerra Padilla que esas facturas sí fueron cobradas por ellos mismos, como comisión.

"A los cuatro o cinco días me manda una carta la profesora Mireya Capetillo diciéndome que no me acerque ahí, amenazándome de una manera absurda en una carta con hojas membretadas y sellos de ellos, y claramente me dice que no me acerque ni al sindicato ni al hospital, mucho menos a cobrarles ese dinero.

"Si se dejó todo pagado ¿quién cobró esas facturas?, se pregunta el empresario, quien no fue recibido por el dirigente Guadalupe Castillo.

Por lo tanto, ya presentó algunas demandas, tanto de carácter penal por las amenazas, como por la vía civil, para recuperar el dinero que se le debe por el material que entregó desde el año pasado.