Propuesta hacendaria "tumba" rendimientos de refresqueras

Según analistas, la empresa Arca Continental es la más afectada en dos frentes.
Archivo Milenio

Monterrey

Aunque aún está en discusión la iniciativa de reforma fiscal los primeros impactos ya se resentirán en este año para las empresas del sector refresquero, ya que el valor de sus acciones no alcanzará los rendimientos proyectados, coinciden analistas.

En el consenso del mercado, la caída que han mostrado las empresas de este sector que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), se encuentran lejos de su Precio Objetivo estimado en alrededor de un 30 por ciento.

En el caso de Cultiba (PepsiCo) lleva una caída de un 19 por ciento (desde el 1 de agosto a la fecha), mientras que Arca Continental en un 17 por ciento y KOF en un 12 por ciento, explicó Marisol Huerta, analista de Banorte-IXE.

La experta comentó que previo a la presentación a la iniciativa de reforma fiscal ya se comentaba de un posible impuesto al refresco, influyendo una volatilidad en el valor de los papeles.

Dijo que por parte de Banorte-IXE el Precio Objetivo para Cultiba es de 42 pesos, mientras que ayer cerró 27.12 pesos, que significa una diferencia de 35.4%. En el caso de Arca Continental dista un 26 por ciento, mientras que KOF un 22.5 por ciento.

“Mucho tuvo que ver este efecto y a partir de ahorita lo que estamos viendo es que los precios están muy castigados y que el mercado sobre castigó a las empresas de refrescos porque en algún momento se llegó a rumorar que iban a ser hasta 2 pesos”.

Marisol Huerta, señaló que esperan que a través de los reportes correspondientes al tercer trimestre de este año puedan mejorar el valor de la acción, o bien con las perspectivas que tenga cada compañía.

Adelantó que los resultados financieros de este tercer trimestre las lluvias registradas en septiembre podrían estar afectando el reporte bursátil del tercer periodo.

José María Flores, analista de BX+ explicó que la empresa Arca Continental es la más afectada en dos frentes: el impuesto a las botanas y por el gravamen a los refrescos.

De aprobarse y entrar en vigor el incremento de 1 peso por litro el siguiente año prevén una afectación en ventas de las empresas, pero aún no han estimado la medida del impacto, explicó el analista.

“El refresco es un producto sumamente elástico y muy arraigado a la cultura mexicana, una persona que desayuna, come y cena con refresco difícilmente lo va a dejar de consumir y si le aumenta 1 peso por litro, pues compra la botella de 600 mililitros y muy pocas veces la gente dejaría de tomar el refresco por un aumento así.

“Somos el país que más consume refresco y forma parte ya de nuestra costumbre y eso hace difícil medir cuánto van a caer las ventas por un impuesto de este tipo”, explicó.