Procuraduría, la que comete más abusos, afirma CADHAC

Afirman que más que modificar el marco legal, lo que se necesita es un cambio de cultura de las personas que están investigando y que se apliquen los protocolos correctos.
Recurren a la violencia para obtener información, acusan.
Recurren a la violencia para obtener información, acusan. (Archivo)

Monterrey

En 2013 se vivió en Nuevo León el pico más alto de torturas en la entidad, sin embargo, de 2010 a la fecha Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos, AC (CADHAC) ha recibido la denuncia de 270 casos, según informó Ana Claudia Martínez, directora ejecutiva de esa organización.

Pero, ninguno de ellos terminó en denuncia ante la autoridad correspondiente por el miedo que existe por parte de las víctimas, derivado de la corrupción e impunidad imperante.

Los datos que ha podido recopilar y documentar CADHAC son gracias a las denuncias que realizan familiares de los afectados o, en algunos casos, al tener entrevistas directas con las personas que fueron torturadas.

De esa recopilación, Ana Claudia Martínez destaca que el lugar donde más se tortura es en los Centro Penitenciarios, siendo en el del Topo Chico donde han detectado más casos en la entidad.

Y en cuanto a la autoridad que más practica estos métodos de obtener información a través de violencia física, sexual o psicológica, la especialista indicó que es la Procuraduría de Justicia del Estado de Nuevo León la que ocupa el primer lugar.

Debido a esa circunstancia, la denuncia se vuelve casi imposible dado que la víctima tiene que denunciar ante la Procuraduría que sus agentes ministeriales lo torturaron, lo cual, hasta el momento, nadie ha creído que se pueda dar, y por ello no han concluido con una denuncia formal, según explicó Ana Claudia Martínez.

En su opinión, con el Nuevo Sistema de Justicia Penal se abre la posibilidad de que la tortura de los investigadores disminuya o se erradique, ya que ahora toda confesión que se haya obtenido bajo esas prácticas será desechada por los jueces.

En este sentido, Ana Claudia Martínez destacó que el Poder Judicial está haciendo su trabajo, y espera que la Procuraduría, y todos los demás entes investigadores, municipales, estatales y federales, entiendan pronto que de nada les servirá seguir torturando a los detenidos.

Para que se asimile esto oficialmente, resaltó que la situación va más allá de leyes, o de capacitación, lo que hace falta es un cambio de cultura de las personas que están investigando y que las mismas apliquen los protocolos que les indica su trabajo de manera correcta.

Aunque aceptó que si nadie es sancionado, será muy difícil que ese cambio se vea cristalizado y por ello exigió sentar un precedente en el tema aquí en Nuevo León.

"A veces dicen que en ciertos casos hay una sanción y ya se inhibe bastante (el delito), se sienta un precedente de que ya alguien fue sancionado.

"Para que no haya impunidad debe de haber sanciones, pero las sanciones las inicia la propia Procuraduría, entonces, ¿cómo le hacemos presión? y ¿presión de quién?", indicó.

Cabe destacar que en el ámbito legal, en diciembre pasado el Presidente llevó al Congreso una Iniciativa sobre la tortura, misma que se encuentra en el Senado actualmente.

"Más bien lo que creemos es que hay muchas iniciativas, hay una del Ejecutivo, otra de organizaciones civiles, otra en comisiones al interior del Congreso, pero volvemos a lo mismo, podemos transformar el marco legal, que de entrada sería el primer paso.

"Ojalá que sí se apruebe, no la del Ejecutivo, necesariamente, pero sí la que acuerden junto con las organizaciones que están muy presentes, que se apruebe; pero no sirve de mucho el marco legal adecuado si tenemos corrupción, impunidad", explicó.

Sobre el tema legal la directora ejecutiva de CADHAC precisó lo que sería conveniente para la entidad.

"Aquí en Nuevo León sería bueno que hubiese una reforma al Código Penal, a lo mejor no tener una ley, pero si una reforma para que el juzgador pueda sancionar de manera adecuada, se pueda acreditar el delito, que no haya cosas ambiguas, y para que no existan pretextos", puntualizó.