Prevén buenas ventas ante 'fiebre' mundialista

A nivel global, Panini Group proyecta vender 800 millones de dólares con sus álbumes para coleccionistas.
El comercio organizado de Monterrey se ha preparado con diversas promociones.
El comercio organizado de Monterrey se ha preparado con diversas promociones. (Leonel Rocha)

Monterrey

Panini Group, empresa italiana que desde el Mundial de Futbol México 1970 ha capitalizado cada cuatro años el furor por el balompié con la creación de álbumes coleccionables del Mundial, en esta edición 2014 no será la excepción y los aficionados a este hobby dejarán una derrama económica por más de 800 millones de dólares a nivel global.

De acuerdo con información de la página electrónica de la compañía, desde que surgió se ha llegado a vender el coleccionable en poco más de 100 países, siendo Alemania, Brasil y México los principales consumidores del producto.

El reporte de ventas de Panini Group estima que en Nuevo León se han vendido cerca del millón de estos álbumes en el presente año, aunque en los grupos de Facebook que se han creado por los coleccionistas para intercambiar las láminas sólo hay unos mil 500 usuarios en total. Esto se debe a que no todos son ávidos coleccionistas y se dedican a canjear sus imágenes entre sus círculos sociales, sin necesidad de buscar a otras personas para lograr su objetivo, mencionó Ernesto Cervantes, quien pertenece a uno de los grupos de Facebook y se dedica a vender las láminas.

El álbum consta de 640 láminas y tiene un costo de 20 pesos y seis pesos el sobre con cinco láminas.

Cervantes comentó que hay miles de personas en todo el mundo que buscan a través de las redes sociales intercambiar las láminas que les hacen falta.

"(Completar el álbum) es algo que da mucha satisfacción personal, y a veces siento, es una pérdida de dinero, pero que para mi gusto vale la pena", mencionó Neto Cervantes, quien pertenece a uno de los grupos de Facebook.

Haciendo cuentas, admite que en el primer álbum que completó llegó a gastar poco más de mil 500 pesos, ya que compraba los sobres de seis pesos.

"Ya en el 2010 compré dos cajas con 100 sobres cada una. Gasté unos mil pesos, aproximadamente. Después, con mis repetidas iba a cambiar".

Y es que el canje de láminas es algo común desde que se empezó a vender el álbum por primera vez. Es una práctica que el coleccionista Jorge Mendoza considera ha evolucionado en los últimos años.

"Antes había un número muy limitado de personas con quienes cambiar las estampas. Pero hace cuatro años nos empezamos a dar cuenta que podíamos utilizar el internet y las redes sociales para hacerlo más rápido. Este año fue como un boom: se crearon grupos en Facebook exclusivos para hacer los canjes y esto hizo todo más fácil".

A través de Facebook, los miembros de estos grupos se ponen de acuerdo sobre puntos de reunión y horarios con el fin de hacer el canje de sus láminas.

Comentó que se dividen por las zonas del área metropolitana. Por reunión se pueden encontrar entre 10 y 80 coleccionistas.

Hay quienes han encontrado una manera de hacer negocio de este pasatiempo: venden las estampas que les han sobrado hasta en 2.50 pesos o se vuelven distribuidores de las 'cajas' (100 sobres con cinco estampas cada uno y las cuales se venden en 500 pesos). Hay quienes incluso han llegado a vender estampas muy 'valiosas' hasta en cincuenta pesos.

En estos mismos grupos, los aficionados aprovechan para vender otros objetos relacionados con el Mundial: desde álbumes completos de Copas anteriores, jerseys de las selecciones de futbol y balones, entre otras cosas.

"Una vez completo el álbum se vuelve algo muy preciado", comenta Luis Mata, quien terminó su álbum hace tan solo unos días. "Pero puede tener dos valores: el sentimental, que es algo muy personal y que va de la mano con el orgullo de haberlo terminado, o el económico.

"Un álbum de Brasil terminado, ahorita no tiene mucho valor. Pero en cuatro años lo puedes vender fácil en cinco mil pesos. Hay casos de personas que han vendido sus álbumes de Alemania 1990 en veinte mil pesos. Claro, que lo tenían en plástico y muy bien cuidado. Supe que se vendió uno de 1970 en 50 mil pesos, y eso que no estaba terminado".