ENTREVISTA | POR VÍCTOR SALVADOR CANALES

El ex gobernador Sócrates Rizzo recuerda que existía el mito de que los políticos que ocupaban la alcaldía ya no podrían alcanzar puestos más altos.

Cuando la Presidencia de Monterrey dejó de ser una “tumba política”

El ex mandatario estatal.
El ex mandatario estatal. (Foto: Leonel Rocha)

Monterrey

A Sócrates Rizzo García le tocó romper con aquella regla que la alcaldía de Monterrey era la “tumba” de los políticos y desde esa posición era muy difícil brincar a la gubernatura.

Ahora que Margarita Arellanes Cervantes se menciona muy fuerte para ser la abanderada de su partido, el PAN, a la gubernatura, es importante recordar cuando se rompió ese mito de la “tumba” de políticos la Presidencia Municipal de la capital de Nuevo León.

El ex alcalde y ex gobernador, Rizzo García, fue protagonista, por ser el primero en que logró lo que no se daba antes.

“El Griego”, como le dicen… evoca el pasado, señaló que con relación a que la alcaldesa regiomontana en su Primer Informe de Gobierno hizo un pronunciamiento en el que no hay duda que buscará ser la abanderada albiazul a la gubernatura, señala que son otros tiempos políticos los actuales.

“Los tiempos son diferentes, aquel entonces a que te refieres, eran finales de los 80, había otras reglas, otros protocolos y mi experiencia personal es que era importante concentrarme en las tareas como alcalde de Monterrey y me puse a trabajar en ello”, sentenció.

 

¿Pero obviamente que usted tenía aspiraciones por brincar de la alcaldía a la gubernatura?

“Independientemente de ello, es muy cierto, pero me puse a trabajar y dar resultados al frente del cargo que sería lo que me ayudara a proyectarme”, sentenció.

“Bueno, llegué a ser alcalde y recuerdo lo de la tumba de políticos, la Presidencia Municipal de la capital de Nuevo León y entré bajo esa sombra o amenaza a conducir los destinos de Monterrey”, puntualizó.

Agregó que eran otros tiempos, diferentes a los de ahora y lo que hizo fue concentrarse totalmente para demostrar que podía ser buen alcalde, que haría las cosas bien, cuidando todos los detalles.

 

¿Eso le valió lograr ser candidato a la gubernatura?

“Creo que fue muy importante el trabajo que hicimos en equipo y después aspirar a buscar la posición de gobernador, pero en ningún momento hice ninguna manifestación, pese a que había muchos rumores y se me candidateaba para ese cargo”, apuntó.

Sócrates Rizzo García expresó que al frente de la Presidencia de la República, estaba Carlos Salinas de Gortari, su amigo y finalmente eso funcionó.

“Ahora… son otros tiempos, otras condiciones y el protocolo diferente, muy diferente”, recalcó el ex gobernador. Pero ahora, en calidad de regiomontano, pues sigue viviendo en la misma casa que ocupó como dirigente del PRI estatal, alcalde y gobernador, señaló que se une a los ciudadanos que haya resultados, que las tareas municipales no se desatiendan, como limpieza, seguridad, alumbrado, bacheo y jardinería, etcétera.

Con el apoyo del Presidente Carlos Salinas de Gortari, al frente de la dirigencia nacional del PRI, Luis Donaldo Colosio, se encargó de sacar adelante la candidatura a través de un proceso de consulta a la base en el que participaron varios priístas.

Como Rizzo García era el “candidato de Salinas de Gortari”, lo apoyaron anticipadamente, o sea, la clásica “cargada” encabezada por la CTM, cuyo dirigente en ese entonces era Raúl Caballero Escamilla.