Presentan iniciativa de acceso a atención médica de urgencia

Dicho documento, turnado a la Comisión de Salud para su análisis, propone que en caso de sufrir algún accidente la gente pueda ser atendida tanto en hospitales públicos como privados.
La propuesta podría ser votada la siguiente semana en el pleno del Congreso local.
La propuesta podría ser votada la siguiente semana en el pleno del Congreso local. (Leonel Rocha)

Monterrey

La bancada local del PRI propuso este miércoles una ley para garantizar el acceso a la atención médica de urgencia a cualquier persona y en cualquier hospital público o privado.

Fue el diputado local del PRI César Alberto Serna quien desde la tribuna explicó la necesidad de que en casos de urgencia cualquier nosocomio esté obligado a prestar atención hospitalaria.

Se trata de una Ley de Urgencias Médicas para el estado de Nuevo León, la cual fue presentada acompañada de casos en los que personas han perecido esperando atención médica de nosocomios públicos o privados.

“Este no es el trato que se merecen los ciudadanos, y mucho menos los que no tienen recursos suficientes para pagar atención médica”,  afirmó el legislador y agregó, que la razón de la iniciativa es velar por el derecho a la vida y recibir atención inmediata en el hospital más cercano.

Por ello, se busca que se otorgue atención  a pacientes y víctimas de percances en cualquier institución pública o privada que preste servicios médicos, cualquiera que sea  estado socioeconómico  de la persona en casos de urgencia hospitalaria que ponga en peligro su vida.

“Un infarto al corazón, un accidente de tránsito grave, una caída de altura con daños complicados o extensas quemaduras en el cuerpo, son algunas de las urgencias vitales que a cualquiera de nosotros puede sorprender en cualquier momento”, explicó.

 Según el documento, de acuerdo a la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, se reconoce la salud como derecho inalienable e inherentes a todo ser humano.

Esto implica la obligación de respetar, proteger y garantizar la salud de todos los ciudadanos, no solo asegurando el acceso a la atención de salud, sino también la supervisión médica adecuada.

“Las instituciones médicas no deberán condicionar el acceso o la atención a un pago de cualquier índole, primeramente hay que velar por la vida y la salud de las personas, antes que pensar en cuánto se va a recibir o cobrar por tal o cual servicio”, propuso finalmente.

La iniciativa fue enviada a la Comisión de Salud para ser analizada y posteriormente sea puesta a disposición del pleno para su votación.