Preocupa que los líderes estén a favor de castigos

Víctor Manuel Pérez Cobos dijo que algunas personas, entre ellos alcaldes, siguen aceptando este tipo de tratos inhumanos.
Menciona que estos castigos se han regionalizado.
Menciona que estos castigos se han regionalizado. (Archivo)

Monterrey

Para Víctor Manuel Pérez Cobos, director del Centro de Derechos Humanos de la Facultad Libre de Derecho de Monterrey, dentro de algunos sectores de la sociedad, sobre todo, en algunos líderes de opinión, se sigue manifestando que torturar está bien, lo cual considera muy grave, y mientras se mantenga esa postura, será muy difícil llegar a consensos en el tema.

En su opinión, y debido a su experiencia tanto en las aulas como fuera de ellas, para muchos la tortura es permisible, ya que el fin justifica los medios.

"A mí me parece muy preocupante y eso se da en cualquier aula que existirían supuestos en que se permitiría la tortura, y el clásico debate ético que se da en una clase es: tienes detenido a un terrorista que sabe cómo detener una bomba que va a explotar en un aeropuerto, sólo él lo sabe, ¿lo torturas o no lo torturas?

"Y muchos siguen pensando de que en alguna situación si permitiría la tortura, pero ese es un extremo, la mayoría piensa 'que los torturen, bola de delincuentes', y eso es preocupantísimo, sobre todo cuando viene el comentario de líderes de opinión como alcaldes", enfatizó.

Sobre el tema de la tortura el Centro de Derechos Humanos que dirige Pérez Cobos ha entregado un par de diagnósticos específicos de nuestro entorno.

"Como Centro de Derechos Humanos hemos publicado dos informes sobre la situación de la tortura y tratos crueles, inhumanos o degradantes en Nuevo León.

"El plus que tienen estos informes es que están enfocados sólo en Nuevo León y que no hay otros estudios en el estado específicamente en el tema", comentó.

Cabe destacar que para sus publicaciones la Facultad Libre de Derecho de Monterrey tomó como bases las recomendaciones giradas por la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

"Una de las grandes dificultades para tratar el tema es que no está documentado, es decir, es muy complicado documentar casos de tortura principalmente porque las víctimas no denuncian.

"La falta de denuncia, que digamos que es un primer reto a superar en la legislación que venga, será ¿cómo le hacemos para combatir la falta de denuncia?", indicó Pérez Cobos.

Por definición la tortura debe de tener una finalidad, es decir, si solamente se daña físicamente a alguien porque sí, no es tortura.

"Dentro de las finalidades de la tortura, hay distintos instrumentos internacionales que establecen cuáles son.

"Y de las que aquí se han presentado, en primer lugar y por mucho, se ubica la investigación criminal, después, y muy lejos, castigo personal, humillación e intimidación y otros", precisó.

La gravedad y constancia de la tortura ha llegado a tal nivel que el especialista reflexiona sobre las distintas formas en que se aplica, hasta llegar, según él, a una regionalización de estas prácticas.

"En cuanto a los métodos de tortura la que más aparece es traumatismos causados por golpes, luego la asfixia, mediante distintas formas, en agua, con bolsa de plástico; después choques eléctricos, privación de la estimulación normal, violencia sexual y quemaduras.

"Por ejemplo aquí en Nuevo León se dice que existe una práctica que le llaman El Cabrito, los amarran a un palo como cabritos y les empiezan a dar vueltas, porqué, porque es de Nuevo León, se inventó aquí", criticó.

Antes de que se aprueben leyes sobre el tema, Pérez Cobos destacó lo difícil que se ve el futuro mientras no se sumen todos en la aplicación de los protocolos de detención.

"El panorama que se ve no es tan fácil, porque en la medida que no adoptemos los nuevos principios del Nuevo Sistema Penal Acusatorio, por más que no le guste a Mauricio Fernández, pues vamos a tener las cárceles llenas, de culpables y, sobre todo de inocentes", puntualizó Víctor Manuel Pérez Cobos.