Preocupa que Sener sea ente regulador

El investigador Alejandro Ibarra Yunez externo su preocupación porque la Secretearía de Energía podrá poner multas, "no es su papel, ser regulador sino promotor de políticas públicas".

Monterrey

En las leyes secundarias para el sector energético se plantea que la Secretaría de Energía (Sener) tendrá mayores facultades e incluso como un ente regulador y con derecho de imponer multas, aspecto que es inconsistente al "meter ruido", dijo Alejandro Ibarra Yunez, investigador y especialista en los temas de regulación y energía del EGADE del Tecnológico de Monterrey.

En una primera lectura sobre el contenido de las leyes secundarias, el también catedrático, externo su preocupación porque la Sener podrá poner multas, "no es su papel, ser regulador sino promotor de políticas públicas".

El especialista dijo que espera que las comisiones de energía tanto de la cámara de diputados como senadores tengan la capacidad de apertura para revisar toda la reglamentación de manera técnica y no política.

Dijo que el Ejecutivo Federal plantea en el decreto de Ley de Inversión Extranjera permitir un 20 por ciento de participación de capital externo, este punto será uno de los más discutidos en el Senado.

"En México hay "una religión con el 49-51 por ciento y esta es una religión muy tonta, pero que ha prevalecido en el rubro de inversión extranjera".

Para Ibarra Yunez, los decretos de leyes secundarias "están bien armadas y completas se ve un trabajo minucioso del Ejecutivo y deja claro su intención de instrumentar un cambio estructural en la industria petrolera, sin embargo, aquí hay otra preocupación que tiene que ver con el papel que jugará el gobierno en el nuevo modelo de la industria energética. "Lo que observo es una concentración y centralización en varios aspectos. Una tendencia de aumentar su poder de control y centralización del gobierno".

Añadió que el paquete de las leyes reglamentarias representará para el Poder Legislativo trabajar a marchas forzadas, es una carga de trabajo muy minuciosa la que tendrán que hacer los legisladores.

Señaló que en el paquete de leyes secundarias se ven omisiones o inconsistencias. Primero, el papel del gobierno como conductor del cambio estructural de la industria y su marcada tendencia hacia la centralización y en aumentar su poder de control a nivel central. Segundo, las atribuciones de las comisiones reguladoras aumentan, pero no está claro que esta gobernanza (reguladores) sea complementada a esta aparente centralización del poder del control.