Reconocen trabajos humanitarios con el Premio Luis Elizondo

Los homenajeados recibieron una escultura, un documento y una recompensa económica.
El Instituto Cultural del Valle de Ameca apoya la educación de jóvenes.
El Instituto Cultural del Valle de Ameca apoya la educación de jóvenes. (Especial)

Monterrey

El Tecnológico de Monterrey y el patronato del Premio Luis Elizondo reconocieron las contribuciones realizadas en las áreas de ciencia y tecnología relacionadas con humanidades, mediante la entrega de un galardón.

Los ganadores del homenaje, el doctor Julio Everardo Sotelo Morales, en la categoría Científico y Tecnológico al Sentido Humano; el Instituto Cultural del Valle de Ameca, en la categoría Humanitario; y el grupo estudiantil Bioingeniería Estudiantil, en la categoría Humanitario para Agrupaciones Estudiantiles, recibieron ayer los reconocimientos por las labores filantrópicas y caritativas realizadas.

"Gracias a todos ustedes por tener sueños, por creer en ellos y hacerlos realidad en beneficio de nuestro querido país", dijo Alicia Navarro de Martínez, presidenta del Patronato del Premio Luis Elizondo.

El doctor Sotelo Morales fue designado por su descubrimiento de fármacos para tratar la neurocisticercosis, pues su trabajo ha generado la formación de numerosos investigadores del área de salud.

Al Instituto Cultural del Valle de Ameca se le reconoció por su labor en la educación de bachillerato y licenciatura de jóvenes campesinos e indígenas de escasos recursos.

Y el tercer premio fue para el grupo Bioingeniería Estudiantil del Campus Chihuahua, pues ellos buscan crear conciencia sobre las necesidades de tecnología médica en el mundo.

"Una de mis pocas cualidades es que siempre he sido agradecido. La frase: 'el que honra se honra' ha sido un lema en mi vida", expresó el doctor Sotelo Morales.

Los galardonados recibieron la escultura La Llama de la Humanidad, un reconocimiento escrito y premios de entre 50 mil y 200 mil pesos. El Premio Luis Elizondo fue instituido en 1967.