Precandidata quiere ser voz de los discapacitados

Como parte de este grupo vulnerable, Maricela Morales Espinoza ha decidido ejercer un rol social más activo en favor de su comunidad; es aspirante a diputación federal. 

San Nicolás de los Garza

La discapacidad motriz con la que cuenta Maricela Morales Espinoza no es más una barrera.

Nombrada por el Partido Humanista como precandidata al distrito VI federal, la también madre de familia, especialista psicóloga y empresaria ha tomado un nuevo reto en la política de Nuevo León.

Sabe que no es fácil, pero reconoce que es necesario llevar aquellas discusiones de la sala de su casa o consultorio, a superar los límites de leyes y las propuestas como legisladora federal.

"Lo que quiero es ser portavoz del grupo vulnerable al que pertenezco, en este caso, personas con discapacidad.

"También como mujer está complicado tener trabajo competitivo, siendo mujer y como persona con discapacidad, será doblemente laborioso y competitivo", indicó en entrevista a MILENIO Monterrey.

La madre de cuatro hijos varones ha enfrentado dificultades en su andar. De un momento a otro, a sus 23 años y después de entrar un restaurante con su primer hijo y esposo ya no pudo salir a pie.

Tras enfrentar la discapacidad por una enfermedad denominada escoliosis (deformación en la columna), tuvo que apoyarse de un andador y fue así como comenzó a descubrir otro panorama.

Desde acudir a su facultad, hasta intentar trasladarse en los espacios públicos de la ciudad era complicado para Morales Espinoza.

Sin embargo, no todo en la vida de Morales Espinoza se volvía retador. Justo como se dio su discapacidad, de manera repentina, fue así como llegó el ofrecimiento de contender por un puesto de elección popular como candidata ciudadana por parte de Gerardo López, líder del Partido Humanista.

"Realmente estaba molesta y reacia a la política, pero como todos nos quejamos en la sala, entonces ya llegó el momento de esa oportunidad.

"Es el momento de que haga algo por mí y por los demás. Voy a poner a la obra a tanta queja y buenas ideas que se han presentado", comentó.

La decisión de ser empresaria fue casi obligada. La ahora precandidata por el distrito VI reconoce que las oportunidades laborales para ella como persona con discapacidad y especializada en psicología eran casi nulas, por lo que decidió abrir su negocio y atender 24 horas a pacientes.

Con más de 10 años al frente de su consultorio, Morales Espinoza reconoce que es momento de tomar nuevas oportunidades, escuchar las necesidades de la gente y proponer una alternativa de gobierno a la ciudadanía.

"Es algo nuevo, es algo que estoy aprendiendo, las ganas las tengo, las ideas las tengo, los proyectos también, soy muy dada a ser proyectos, a elaborarlos de la nada y sacarlos adelante... entonces, ahorita estoy esperando la fecha a que me digan ve a trabajar, para ir", dijo entusiasmada.

Al momento es la precandidata única por el distrito VI; sin embargo, dice sólo esperar el momento clave en abril del presente año para buscar la cercanía con la gente de los sectores del poniente de Monterrey y presentar su propuestas.

"Me siento lista, preparada, siento que tengo la capacidad y las herramientas para hacer un buen trabajo. Espero realmente que la gente vea que nosotros como personas con discapacidad, como mujer madre de familia podemos dar algo más y es cuestión de que nos brinden la oportunidad", manifestó.