Praderas de San Juan, caso de 'metamorfosis'

Tras un litigio con una empresa aledaña, el Ayuntamiento dio el permiso de construcción.
Está en la comunidad Los Propios, Antiguo Camino a Dulces Nombres.
Está en la comunidad Los Propios, Antiguo Camino a Dulces Nombres. (Leonel Rocha)

Monterrey

Un aval de construcción en especial trajo dolores de cabeza a tres administraciones al hilo: la colonia Praderas de San Juan.

Autorizada el 19 de enero de 2006 por la administración de Heriberto Treviño Cantú, fue motivo de litigio hasta 2011, cuando ya se encontraba en el poder el también priista Luis García.

La solicitud de cambio de uso de suelo y densidad para construir más de 4 mil casas en una superficie de 71 hectáreas, fue realizada por tres empresas constructoras, y autorizada sin problemas.

El terreno, ubicado en la comunidad conocida como Los Propios, en el Antiguo Camino a Dulces Nombres, fue modificado de industrial a habitacional.

Las cosas llevaban su curso hasta que la empresa Kohler Sanimex se amparó contra esta autorización. Alegaba que no se le había consultado sobre el cambio de uso de suelo, y según el Plan de Desarrollo Urbano del municipio, debía contar con su derecho de audiencia.

El giro de su establecimiento, construcción de sanitarios y azulejos, generaba algunos desperdicios que podrían ser incómodos para los moradores de las colonias cercanas.

Ellos ya contaban con permiso por parte de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales y estaban en regla, por lo que se les concedió la suspensión provisional y se detuvieron los trabajos.

Pero la autoridad federal dio por sobreseída la petición cuando la empresa obtuvo su derecho de audiencia. El Cabildo los escuchó, pero prosiguió en su determinación de entregar el permiso.

Según la dirección jurídica de aquella administración, acta 50 de la sesión de Cabildo de 2008: "No es necesario como requisito para otorgar el uso de suelo que esté conformidad con los planes de desarrollo urbano, lo anterior es así puesto que los planes constituyen meras directrices y pautas a seguir, mientras la facultad de la autoridad para entregar los cambios de uso de suelo se encuentra prevista legalmente".

Los representantes legales de la empresa pelearon de nuevo el caso ante la autoridad judicial, sin éxito. En 2011, cuando ya estaba en el poder el alcalde Luis García, se resolvió el tema con los mismos argumentos de la administración anterior.

Insistieron en que para llevar a cabo un cambio de uso de suelo que no sea compatible con el de los autorizados en la zona en que se encuentre, la autoridad municipal deberá contar preferentemente con la opinión favorable de la mayoría de los propietarios o poseedores de los lotes o predios que se encuentren colindantes al lote en cuestión, tres para cada lado, cinco enfrente, y el lote posterior.

El 10 de marzo de 2011, el Cabildo resolvió que las objeciones de Kohler Sanimex eran infundadas y las empresas que solicitaron el permiso de construcción podrían proceder.