“Pirámides de México y Egipto no tienen similitud”

La presidenta de la Sociedad Mexicana de Egiptología, Gabriela Arrache Vértiz, habló sobre los saqueos a los que se enfrentan las pirámides.
Desde 2005 encabeza los trabajos en una tumba en el Valle de Luxor.
Desde 2005 encabeza los trabajos en una tumba en el Valle de Luxor. (Especial)

Monterrey

Los mitos acerca de los antiguos egipcios y su posible relación con nuestros antepasados, como los mayas o los aztecas, son derribados por Gabriela Martha Arrache Vértiz, presidenta de la Sociedad Mexicana de Egiptología.

La arqueóloga es la jefa de la primera misión mexicana en el país árabe, que desde el año 2005 realiza las labores de rescate y consolidación en la Tumba Tebana 39 en el Valle de Luxor, con más de tres mil años de antigüedad.

En esta tumba fue enterrado Puyemra, segundo sacerdote de Amón durante el reinado de la faraona Hatshepsut.

Recientemente la especialista estuvo en Monterrey para inaugurar la exposición sobre el faraón Tutankamón en el Museo del Noreste.

En entrevista, afirma que todos los mitos que han surgido alrededor de las pirámides egipcias y las mexicanas son sólo eso, fantasía que "a la gente le gusta escuchar".

"El mérito es que somos la primera y la única misión mexicana, esperemos que después de nosotros venga más gente que quiera trabajar, creo que ya les abrimos el camino".

¿Han conformado un gran equipo por la experiencia que tiene México con su patrimonio arqueológico?

Es que México y Egipto se parecen mucho, tienen los mismos problemas, el saqueo de nuestras piezas, la falta de recursos para consolidar lo que tenemos, o sea sí sacamos todo lo que sabemos que está ahí, (pero) no tenemos forma de consolidarlo, de conservarlo, entonces yo creo que el egipcio y el mexicano tienen tanto en común que por quizás somos una de las misiones que entendemos más todas las restricciones que ponen, los entendemos más porque nosotros lo sufrimos en carne propia.

¿Qué es lo que han descubierto, qué han encontrado como delegación mexicana?

La legislación egipcia, si tu encuentras algo que pertenece a tu tumba no es hallazgo, por ejemplo, fragmentos, hemos colocado más de 500 fragmentos en las paredes, que estaban en el piso, que ahora ya los estamos restituyendo, hay paredes que están apareciendo y que ya no existían, pero, por ejemplo si encuentras cosas, como encontramos, martillos, ushabtis, que son las figurillas funerarias para que trabajen en el más allá, hemos encontrado también fragmentos de muebles de madera, entonces se abre un libro especial para cada país, en donde se apuntan los hallazgos, entonces ya se abrió un libro de hallazgos.

¿Y cuántos llevan?

Llevamos nada más como 10, acuérdate que todo lo que encuentras es de tumba, es restauración, pero ya quitamos como 2 mil toneladas de arena que estaban frente a la tumba, que no permitía que se viera desde el camino, porque tú piensas en una tumba como algo pequeñito, y no es así, la tumba que nos dieron es enorme, tiene un templo funerario, tiene dos cámaras funerarias del dueño de la tumba y de su esposa, que también era muy importante; un pasillo donde tiene lo que él trabaja para él y lo que él trabajaba para sus faraones, y un pórtico, y curiosamente tiene fachada, y luego una enorme explanada, entonces realmente es un trabajo muy arduo, pero muy interesante, que nos ha permitido demostrar el profesionalismo y la calidad de los mexicanos.

¿Y si hay similitudes entre las pirámides egipcias y las pirámides mayas o aztecas?

Ninguna. Las pirámides egipcias eran tumbas, las pirámides mexicanas son templos; las pirámides egipcias terminan en punta y las mexicanas son basamentos piramidales, porque terminan en una explanada donde está el templo.

Dicen que también están alineadas...

Eso es verdaderamente así como... un ingeniero, no un egiptólogo, un día estaba en el desierto y vio las estrellas y dijo 'ah, (las pirámides) se parecen al cinturón de Orión', y ha hecho una fortuna ese señor, pero es totalmente falso, no tienen la misma masa, la misma orientación, definitivamente no es cierto, es algo que a la gente le gusta, que lo repite y lo repite y bueno pero el señor (Robert) Bauval ni siquiera es egiptólogo, y luego menciona otras pirámides, las que le convienen para ser constelaciones, y todas las demás se le olvidan.