Piden retirar teléfonos celulares a reos

El presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad, Alfonso Verde Cuenca, manifestó que se debe actuar para reducir la cifra de extorsiones telefónicas.
Foto: Carlos A. Rangel
Foto: Carlos A. Rangel

Monterrey

Para evitar la extorsión a los ciudadanos que desde los penales realizan integrantes de la delincuencia organizada, se deben adoptar medidas radicales empezando por retirarles los teléfonos celulares que en algunos casos tienen más de uno, advirtió el titular del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública, Alfonso Verde Cuenca.

Con relación a que desde los reclusorios de Tamaulipas se están llevando a cabo este tipo de extorsiones intimidatorias a gente que eligen a través del directorio telefónico, el funcionario dijo que es necesario actuar de inmediato.

Verde Cuenca expresó que lamentablemente no se ha podido evitar este problema que afecta a muchas familias que son amenazadas e intimidadas para lograr el propósito de obtener determinadas cantidades de dinero por un falso plagio a un familiar.

“Si en los penales donde parte la comisión de los delitos de extorsión telefónica no se pueden controlar, creo que es necesario pensar en la gente que se encuentra en libertas y es víctima”, subrayó.

Agregó el titular del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública que mientras se aprueban y ejecutan las medidas drásticas, se debe abrir una línea telefónica específica para ese tema, donde el ciudadano tenga acceso y oportunidad de denunciar el caso y recibir instrucciones respecto a cuál debe ser el comportamiento que debe tener.

“Éste es un capítulo que forma de lo que significa el caos en la falta de atención de un sistema penitenciario colapsado, tanto en Nuevo León como en otras partes de la República y sí es posible reducirlo”, indicó.

Su propuesta es que la solución se logrará con una mayor apertura en donde participen los ciudadanos denunciando, los bancos informando el destino del dinero una vez que se materializa la extorsión.

“Es obvio que se utilizan cuentas de las instituciones particularmente y creo que nadie tiene su depósito aunque sea momentáneamente, pues los bancos también tienen un gran compromiso para informar y proporcionar los datos para investigar”, sentenció.

Reconoció Alfonso Verde Cuenca que es de sobra sabido que en Nuevo León, no se investigan las conductas una vez que se materializan y son considerables como delitos.

Al insistir en el “¡Sí se puede… si se quiere!”, puso de ejemplo el mismo caso en el Distrito Federal.

“En la capital se actuó y logró que de cada 100 llamadas de extorsión, cuatro se lograban materializar en perjuicio de las víctimas de los falsos plagiarios”, apuntó.

O sea actualmente es solamente el 1. 5 por ciento, de 118 mil llamadas de extorsión que se recibieron y denunciaron, solamente se materializó el mínimo.

Verde Cuenca consideró que es necesario que los afectados, denuncien inmediatamente que fueron víctimas a través de llamadas telefónicas.

Según la información, proporcionada por la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, entre enero de 2012 y mayo de 2013, se han registrado 800 llamadas para exigir dinero desde cárceles del estado vecino, a manera de rescate por un plagio a un familiar de la persona elegida para el efecto.

“La importancia de denunciarlo es para actuar de inmediato y rastrear la llamadas, primero con el fin de impedir que se materialice la entrega del rescate”, reveló el titular del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública en Nuevo León.

También consideró que es necesario involucrar a las instituciones bancarias, en virtud de que el rescate que reclaman se hace a través de transacciones de una cuenta bancaria del afecto, a la de los delincuentes