Piden eliminar carta de no antecedentes

El director de Renace manifestó que a los ex convictos les cierran muchas puertas.
Martín Carlos Sánchez.
Martín Carlos Sánchez. (Raúl Palacios)

Monterrey

Por considerar que es una barrera para que quienes pagaron una sentencia en la cárcel puedan reinsertarse en la sociedad, la organización Renace consideró que la carta de no antecedentes penales es un documento que debe de desaparecer.

Martín Carlos Sánchez, director general de la organización Renace, expresó que es necesario que desaparezca la figura de este documento para poder reinsertar a la sociedad a estas personas.

"Muchísimo daño (hace la carta de no antecedentes penales), es una barrera, porque si como sociedad quieres que esa persona se reinserte y luego le pides la carta de no antecedentes penales, les cierras la puerta y le niegas un derecho humano, el derecho al trabajo, los haces non gratos y pudiéramos estarlos orillando a la reincidencia.

"Le estamos pidiendo al Gobierno del Estado que tenga un programa estatal de reinserción que nos ayude, nosotros tenemos un programa de reinserción chiquito que hacemos con nuestro esfuerzo".

Según el entrevistado, alrededor de mil 500 personas que hay en los centros penitenciarios son inocentes, o están encarcelados por delitos menores, ya que reciben sentencias altas, los internan y aunque tienen derecho a la libertad, ésta no ha sido procesada porque no tienen dinero para reparar el daño.

También, dijo, hay quienes ya cumplieron su sentencia, pero no se les procesó su beneficio, o hay quienes no pueden pagar la reparación de daño, pero además se les fijó una fianza.

Aunado a ello, si llegasen a quedar en libertad se enfrentan a otro serio problema que les impide obtener un empleo, como es la carta de no antecedentes penales.

"Lo que siempre hemos visto nosotros es que sí hay inocentes, pero más hay gente que está en la cárcel por delito menor y que no debería estar en la cárcel, es decir, robaron unos cigarros, robaron unas cervezas; en el viejo sistema (de justicia) a todos se les mandaba a la cárcel y a veces se les acusaba de robo con violencia y ya no tenían derecho a la libertad", expresó el director general de la asociación Renace.