'El Pichilo', otro implicado en el caso Galván Gómez

José Isidro Cruz era jefe de un grupo delictivo asentado en cinco municipios.
Adrián de la Garza Santos.
Adrián de la Garza Santos. (Raúl Palacios)

Monterrey

Otro nombre salió a relucir en el caso del asesinato del ex alcalde de Nuevo Laredo, Tamaulipas, Benjamín Galván Gómez; se trata del reo recapturado José Isidro Cruz Villarreal, alias El Pichilo, quien era jefe de un grupo delictivo que operaba en Mina, El Carmen, Salinas Victoria, Hidalgo y Abasalo.

Fuentes allegadas a la investigación revelaron que Cruz Villarreal habría sido informado por parte de integrantes del crimen organizado de Nuevo Laredo sobre la llegada de una camioneta con dos cadáveres, y le solicitaron los apoyara con gente para el traslado de la unidad hacia Coahuila.

Por esa razón, El Pichilo ordenó a Oziel Enrique Medina Rangel, alias El Trompas, que recibiera la camioneta y la llevara al estado de Coahuila, orden que no se cumplió tal cual, pues quedó en García, en Nuevo León.

Debido a que no hizo el trabajo que se le encomendó, Medina Rangel fue ultimado y arrojado a una noria, donde había otros tres cadáveres, en el municipio de Salinas Victoria.

Tanto del fallido traslado como del asesinato de Medina Rangel fue testigo un ex militar que trabajó en la policía de San Nicolás y García, de nombre Carlos Pérez González, quien dio ese testimonio tras ser detenido el 9 de marzo, cuando portaba armas de grueso calibre en su vehículo.

Pérez González proporcionó también información de la ubicación de la noria con cuatro cadáveres y aportó datos para la captura el 17 de marzo de José Isidro Cruz, El Pichilo.

Tras ser detenido, el mismo Cruz Villarreal aportó datos sobre su participación para deshacerse de la camioneta, informó en entrevista el procurador de Justicia, Adrián de la Garza Santos.

El funcionario estatal comentó que les llama la atención el hecho de que la orden haya sido que la camioneta Dodge Ram fuera dejada en Coahuila.

"No pasa desapercibido para nosotros que fueron encontrados en una camioneta con placas de Coahuila y que la instrucción que traían era que fueran dejados en el estado de Coahuila", mencionó.

Dijo que era un efecto de distracción para tratar de atribuirle a algún otro grupo el homicidio, por lo que quizá haya un grupo diferente al de ellos ejerciendo su territorialidad en aquel estado.

De la Garza Santos manifestó que tendrá reuniones con el procurador de Tamaulipas para intercambiar información.

"De hecho, tengo una reunión con el procurador de Tamaulipas, para ver esa situación, intercambiar información, poderle dar la información con la que contamos nosotros, con la que cuentan ellos, para que ellos puedan seguir sus indagatorias y vamos a colaborar en todo lo que esté de nuestra parte.

"Lo que refieren las mismas personas que participaron en este asunto, al menos trasladando los cuerpos, según sus dichos, estas personas ya venían sin vida, trasladadas en la camioneta en la que fueron encontradas y presumimos que pudieron haberles quitado la vida en Tamaulipas", indicó.

De la Garza informó que presuntamente, integrantes de un grupo de la delincuencia ya identificado trasladaba los cuerpos, entre caminos y brechas, hacia el estado de Coahuila, pero por razones desconocidas fueron abandonados en García.

"Lo que tenemos información es que fueron trasladados por brechas, por terracerías, desconozco cuántos kilómetros hayan avanzado de esa manera, pero sí, evidentemente fueron trasladados desde la ciudad de Nuevo Laredo, Tamaulipas, por algunos municipios de aquí de Nuevo León", expresó.

De la Garza Santos reiteró que es una investigación conjunta donde se compartirá información, ya que la privación de la libertad se dio en el estado de Tamaulipas y probablemente también la privación de la vida.

El procurador indicó que el cuerpo del ex alcalde ya fue entregado y por la mañana ya estaban haciendo el reclamo y la identificación de su acompañante.

Los cadáveres fueron localizados el 28 de febrero y apenas el día de ayer fueron identificados.