Personas de la tercera edad acuden a trámite

Para poder continuar con la ayuda que les ofrece el gobierno es básico el realizar la prueba de sobrevivencia, aspecto primordial para darle seguimiento a los apoyos.
Los participantes en el programa deben actualizar sus datos.
Los participantes en el programa deben actualizar sus datos. (Jorge López)

Monterrey

Sin importar el crudo frio de un típico amanecer de diciembre no fue impedimento para que decenas de personas inscritas en el Programa 65 y Más que buscaran tratar de cumplir con los requisitos para seguir recibiendo los apoyos económicos que ofrecen las autoridades y de esta manera cubrir algunas de sus necesidades básicas, aunque poco, pero para la gran mayoría es mucho.

Desde la madrugada personas de la tercera edad llegan a los puntos establecidos, los medios de transporte son variados, autos particulares, taxis, otros más en camión urbano, pero la escena tiene un común denominador todos son acompañados de familiares que les ayudan para llegar al sitio de atención.

No en todos los lugares es lo mismo, ya que en el caso de la Macroplaza se les dotó de un toldo y sillas, ya que muchos de los presentes se apoyan en bastones o muletas o andadores para poder caminar, así que los asientos que encuentran en el lugar les sirve de mucho para descansar mientras esperan ser atenidos.

Cabe destacar que para poder continuar con la ayuda que les ofrece el gobierno es básico el realizar la prueba de sobrevivencia, aspecto primordial para darle seguimiento a los apoyos, que ascienden a la suma de mil 050 pesos bimestrales, es decir, 525 mensuales.

Es por tal motivo que en los recientes días pasados se puede apreciar desde temprana hora que se forman largas filas de quienes aspiran al apoyo.

Es así como las personas de la tercera edad van llegando a los puntos de trámite, sin importar el clima, y como se mencionaba la llegada de la gente empezó a fluir desde las 04:00 para ser los primeros en la fila.

Pero mientras esperan su turno se desarrollan diversas conversaciones entre los presentes en referencia a hijos, nietos, enfermedades, en tanto son atendidos.

A la cita llegan acompañados de sus familiares y esperan de manera ordenada, algunos hasta cuatro horas, para que los funcionarios federales los atiendan, para ellos ese recurso bien puede ser lo máximo, pues no tienen la posibilidad de tener otra entrada de dinero.

Algunos por momentos se molestan, pero la mayoría en silencio, espera su turno para recibir la ayuda que es clave para salir adelante.