El penal de Mina será de máxima seguridad

Una vez concluido, servirá para reubicar a 3 mil internos vinculados a delitos de narcotráfico y delincuencia organizada, casi 30% de la población conjunta de los tres Ceresos de la entidad.

Monterrey

Tras mantenerlo en secreto durante seis meses, el Gobierno del Estado reveló la razón detrás de la falta de asignación presupuestal para el penal de Mina: la vocación del proyecto cambió, para convertirse en instalaciones federales de máxima seguridad.

Jorge Domene Zambrano, jefe de la Oficina de la Gubernatura, explicó que el plan consiste en que el Gobierno federal se haga cargo de la parte económica y logística de las instalaciones, que originalmente estaban pensadas como un centro de readaptación para procesados por delitos del fuero común.

Una vez concretada, la medida ayudará a que el estado reubique finalmente los 3 mil internos peligrosos relacionados con delitos de narcotráfico y delincuencia organizada actualmente recluidos en los penales del Topo Chico, Apodaca y Cadereyta.

“Evidentemente al aceptar la Federación este traslado de la vocación de este penal, Nuevo León logra lo que siempre hemos buscado, que como ustedes saben, parte de la población de los 9 mil reos que tenemos en los tres penales estatales, casi el 30 por ciento corresponden a reos federales.

“Lo cual significaría poder vaciar los tres penales y concentrar a los reos federales en este recinto. Viene trabajándose desde hace más de seis meses, precisamente en esta parte de poder asignar recursos a este penal, la Federación opta y lo ve con buenos ojos de poderlo adoptar como suyo”, manifestó el funcionario.

La Secretaría de Finanzas confirmó esta versión, al precisar que esta maniobra le restará responsabilidad financiera a Nuevo León, que pensaba invertir miles de millones de pesos en el penal de Mina.

“Ese proyecto está pasando por un proceso de federalización, se está insertando en el programa federal de penales de alta seguridad. Esa obra se ejecutaría directamente por la Federación, también estamos pendientes de ver cuáles van a ser las asignaciones presupuestales que le vayan dando y en que estructura financiera”, detalló.

Aunque Nuevo León había solicitado inicialmente la federalización del penal de Apodaca, esta petición fue desechada por la Secretaría de Seguridad Pública federal, pese al grave problema que existe en dichas instalaciones, sede de la peor matanza carcelaria de la entidad.

Fuentes de la Secretaría de Obras Públicas del estado informaron que la primera y segunda etapa en la construcción del penal de Mina, que incluye accesos y barda perimetral, fueron concluidas durante el presente año.

En dichos trabajos se invirtieron cerca de 430 millones de pesos, y permiten que de ahora en adelante se proceda a la edificación de los módulos que albergarán a los reos.

 Esperan 650 mdp

Bajo un escenario de incremento inflacionario similar al del presente año, Nuevo León aspira a recibir 650 millones de pesos durante 2014 de las bolsas concursables que el Gobierno Federal otorga para la seguridad de los estados.

Domene Zambrano explicó que para el ejercicio actual obtuvieron 550 millones de pesos del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública, la Policía Acreditable y el Subsidio para Seguridad de Estados y Municipios.

El funcionario aclaró que la definición se dará hasta el próximo año, cuando se aprueben las reglas de operación de cada bolsa.

“Hay que acordarse de que es una bolsa que se asigna a la Federación y hay reglas de operación que el Secretariado Ejecutivo pone […] normalmente los últimos años lo que nos han ofrecido es prácticamente la inflación, esto todavía está por definirse de cómo va a ser el reparto.

“También estamos atentos a ver si no hay algún otra bolsa, como ustedes han sabido en los últimos dos o tres años nació el SPA (Subsidio de la Policía Acreditable), que estaremos atentos a ver de qué forma podrán asignarle recursos a Nuevo León”, comentó.