Partidos, con más recursos y menos controles

La mayoría de las imprecisiones en el proyecto local, aprobado en primera vuelta por el Congreso, tiene relación con montos de financiamiento y aplicación de los recursos públicos asignados a los ...
 En 2015, Nuevo León elegirá gobernador, alcaldes e integrantes del Congreso.
En 2015, Nuevo León elegirá gobernador, alcaldes e integrantes del Congreso. (Archivo)

Monterrey

Los partidos políticos no solo recibirán tres veces más recursos públicos, sino que además no se les fijarían reglas claras para su aplicación.

La Ley Electoral del Estado, aprobada en primera vuelta en el Congreso local no contempla, al contrario de las normas federales, cómo es que los institutos políticos deben gastar sus recursos.

Al cambiar las reglas de financiamiento público, incrementado de un 20 a un 65 por ciento del salario mínimo vigente según el padrón electoral, se entregarían poco más de 140 millones de pesos.

El proyecto que ya avalaron los legisladores locales deja al arbitrio del instituto político la inversión de los recursos; esto contraviene la normativa federal que señala que el 2 por ciento de estos recursos debe ser aplicado a actividades específicas y el 3 por ciento en capacitación, promoción y desarrollo de liderazgos femeninos.

La propuesta de Ley Electoral votada en primera vuelta por el Congreso local tiene una serie de imprecisiones no sólo con la normativa federal, sino también con la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos.

En el dictamen aprobado antes de concluir el periodo ordinario de sesiones, los diputados se restringieron a "cumplir la formalidad" sin realizar un análisis de fondo a lo que votaron.

La mayoría de las discrepancias tienen que ver con montos de financiamiento y aplicación de los recursos públicos en manos de los partidos políticos.

La federal deja claro que los recursos entregados a los partidos en año electoral será diferenciado; un 50 por ciento extra del monto normal cuando se trate de elección de gobernador y sólo un 30 por ciento cuando se renueve el Congreso Local y los Ayuntamientos.

La propuesta local tumba un .5 por ciento de recursos a los partidos de nueva creación, pues lo limita a 1.5 por ciento, mientras la norma federal les otorga el 2 por ciento; tampoco les deja recibir financiamiento privado.

Deja la vía libre en el límite de financiamiento privado a los militantes de partidos políticos, sin poner un tope o candado, que debería ser de 2 por ciento del financiamiento total.

Sin embargo, el proyecto no solamente da manga ancha a los partidos, sino que además los deja completamente libres a no establecer las facultades de la Comisión de Fiscalización.

Contraviniendo la Ley General de Partidos Políticos en Nuevo León, se pretende dar plazos extendidos a los partidos políticos para que presenten sus informes de precampaña y campaña; dándoles hasta 20 y 30 días extra para cumplir el requisito.

El proyecto aprobado en primera vuelta también es más benévolo con los órganos electorales, pues permite, al contrario que a nivel nacional, que los consejeros puedan tener otras actividades laborales.

Existe contradicción entre normas, toda vez que la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales señala que la resolución de los procedimientos sancionadores corresponde al Tribunal Electoral, mientras que el dictamen de la Ley Electoral indica que la Comisión Estatal Electoral seguirá resolviendo.

A sólo un año de las elecciones y con un plazo de 24 días para subsanar todos los errores que pudiera traer la propuesta que se llevaría al Pleno, los legisladores locales aún no determinan cuándo pudieran concluir con el proyecto de ley.