Pareja del mismo sexo logra registro ante IMSS

Krystal y Gisela gestionaron un amparo, que les fue concedido en diciembre, y esperaban la primera audiencia del proceso.
Las mujeres fueron asesoradas para obtener la afiliación como parte del proyecto de Litigios Estratégicos.
Las mujeres fueron asesoradas para obtener la afiliación como parte del proyecto de Litigios Estratégicos. (Daniela Mendoza)

Monterrey

Krystal Pacheco fue dada de alta en el Seguro Social el pasado 5 de febrero de este año, asegurada por su esposa Gisela Almanza, quien también es trabajadora del Instituto.

Casi seis meses de 'ires y venires', un juicio de amparo que aún no ha sido resuelto y una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos, sirvieron como impulso para que la delegación Nuevo León registrara el trámite dándole el derecho a la salud, a ella y a su hijo nonato de casi ocho meses de gestación.

La historia de Krystal fue dada a conocer en MILENIO Monterrey el pasado 27 de enero, cuando la joven de 25 años pedía celeridad en este trámite debido a que el embarazo es de alto riesgo.

El bebé que esperan tiene una condición llamada ectasia renal, cuya gravedad se conocerá hasta el momento de su nacimiento.

Krsytal y Gisela contrajeron matrimonio legal hace 18 meses, el 15 de junio de 2012, en la Ciudad de México, y viven con su hija de cuatro años y una sobrina.

En octubre de 2013 y tras conocer el estado de salud del producto, mismo que fue concebido por medio de inseminación artificial, Gisela solicitó el alta para su esposa, el cual le fue negado con el argumento de que el artículo 84 de la Ley del IMSS se refiere a "la esposa del asegurado o el esposo de la asegurada", e incluso su concubina o concubino, tienen derecho a los servicios de salud, es decir, no contempla a parejas del mismo sexo.

Asesoradas por el proyecto Litiga (Litigios Estratégicos para la Comunidad LGBTTTI) comenzaron un proceso para obtener un amparo, mismo que fue recibido el 20 de diciembre de 2013.

Este 7 de marzo tenían la primera audiencia en el proceso que se sigue en el Juzgado Segundo de Distrito Administrativo del Estado, y quedó registrado bajo el número 003870/2013.

Sin embargo, el pasado 5 de febrero, menos de una semana después de dar a conocer el caso, las circunstancias cambiaron para beneficio de esta familia.

"Estábamos en casa y llamaron al timbre, era personal del Seguro Social, alguien que se identificó como la jefa de Afiliaciones de la delegación del IMSS en Nuevo León, y nos dijo que se había considerado nuestro caso, y por razones de humanidad, y en un gesto del delegado, se nos otorgaba la filiación", cuenta Krystal.

Ellas no se arriesgaron, ese mismo día acudieron a la clínica 26 y utilizando su acta de matrimonio como comprobante de parentesco fueron registradas .