PRI “pasará la charola” a militantes

La dirigencia estatal del PRI recordó a los agremiados del instituto político que para ser postulado a un puesto de elección popular los aspirantes deben estar al corriente en el pago de sus cuotas.
El dirigente estatal del tricolor, Eduardo Bailey Elizondo.
El dirigente estatal del tricolor, Eduardo Bailey Elizondo. (Raúl Palacios)

Monterrey

A los aspirantes a candidatos que militan en el PRI, la dirigencia de ese instituto político les recordó que uno de los requisitos indispensables para ser postulados a un cargo de elección popular es que tienen que estar al corriente en el pago de sus cuotas.

Entrando el año, la Secretaría de Finanzas, por indicaciones del líder del partido tricolor, Eduardo Bailey Elizondo, se dirigirá a los militantes priistas para que recuerden que hay que pagar sus cuotas.

Un vocero del comité estatal de ese instituto político reveló que hay muchos que están muy atrasados en el pago de sus cuotas, particularmente los que no ocupan cargos públicos, sean de elección o administrativos.

En el caso de los diputados federales y senadores, su cotización es al Comité Ejecutivo Nacional del PRI, en tanto que a los legisladores locales les corresponde aportarlas en la dirigencia estatal.

Sin embargo, los procedimientos y mecanismos para la aportación de cuotas se fijan los meses previos a las designaciones de las candidaturas.

Los estatutos del PRI establecen que para registrar sus candidaturas, entre los requisitos indispensables es tener pruebas del cumplimiento puntual de sus aportaciones.

Si los candidatos surgen de un cargo administrativo, tienen obligación de cubrir sus cuotas, mientras que a los que no tienen asignada una posición en el servicio público, se les permite que sus aportaciones sean voluntarias, y en muchos de los casos, no las cubren.

En ese contexto están los alcaldes, que de acuerdo con el estatuto, su aportación debe ser a los comités municipales, que en el escenario actual, muchos no existen, empezando por Monterrey, que no tiene dirigente, pues sigue acéfala la presidencia.

Según la información que MILENIO Monterrey obtuvo, algunos de los diputados locales pagan, los menos, otros no y su atraso es desde que ocupan esos cargos.

Desde luego que en el PRI es un misterio el tema de las cuotas de los militantes, sobre todo de funcionarios públicos en los dos niveles de Gobierno en la entidad.

El ex gobernador Natividad González Parás elevó a dos mil pesos su cuota mensual y desde que dejó el cargo no ha cotizado, según lo revela una fuente.

Se asegura que en el caso del gobernador en turno, Rodrigo Medina, así como los servidores públicos del primer nivel, cotizan, pero no dicen cuánto es lo que aportan, cifra que por tradición es de acuerdo con el ingreso que tienen en la nómina oficial.