PRI justifica los 10 vetos de Medina

El líder priísta explicó que se procedió al veto debido a la inviabilidad técnica, jurídica y legislativa de las modificaciones planteadas por la diputación del PAN.
Eduardo Bailey Elizondo, dirigente estatal del PRI.
Eduardo Bailey Elizondo, dirigente estatal del PRI. (Foto: Archivo Milenio)

Monterrey

El dirigente del PRI estatal, Eduardo Bailey Elizondo, calificó de un acierto el veto que por derecho está ejerciendo el gobernador en apego a la Constitución Política de Nuevo León, en contra de las 10 modificaciones aprobadas en diciembre por el Congreso Local.

En esas modificaciones planteadas por la diputación del Partido Acción Nacional, se buscaba establecer candados para la adquisición de más deuda por parte del estado.

"El Mandatario estatal procedió a promover este veto en función de la inviabilidad de estas reformas a las distintas leyes, como la de Administración Financiera, la de Transparencia y la de Adquisiciones, entre otras más, como la de contraer más deuda", indicó.

Bailey Elizondo expresó que es evidente que la intención que hay atrás de estas reformas son de maniatar o limitar y restarle capacidad al Gobierno estatal y en algunas a que el Congreso asuma facultades y responsabilidades que únicamente son propias del poder Ejecutivo, en este caso el gobernador.

"Es también la postura de Rodrigo Medina la falta de capacidad de la mayoría panista de los legisladores y sus aliados para lograr acuerdos o privilegiar el consenso con las demás fuerzas políticas y el propio poder Ejecutivo", señaló el líder priísta.

Agregó que está seguro que aprovechando este nuevo año, exhortaría a los representantes populares de Acción Nacional a cambiar su postura.

"Creo que lo logrado a finalizar el año anterior al concluir el período ordinario en cuanto a la aprobación del presupuesto es una muestra de que si se logran privilegiar los acuerdos se obtendrían resultados mejores para el beneficio de la población", indicó.

Sostuvo Eduardo Bailey Elizondo que ese es el mejor camino por el que se debe transitar, recordando que la política es el arte de lograr acuerdos en común, y el arte de la negociación.

"Espero que este año el Partido Acción Nacional y sus legisladores modifiquen su postura y busquen alcanzar a través del diálogo mejores leyes que puedan ser aprobadas y tengan viabilidad en lugar de ordenamientos legales en los que ellos pretenden imponer su voluntad sin diálogo, negociación y acuerdos", precisó.

El líder priísta expuso que al final precisamente por esa inviabilidad técnica, jurídica y legislativa, se tenga que proceder al veto.

"Estoy convencido que el gobernador (Rodrigo) Medina porque lo conozco, siempre está dispuesto al diálogo con las puertas abiertas para establecer los esquemas de trabajo y coordinación adecuados a efecto que a través de nuestros legisladores lo puedan lograr en aquellas reformas prioritarias para la entidad", apuntó.

También, el propio PRI le abre las puertas a todos para el diálogo y privilegiar reformas buscando el consenso en aquellas políticas públicas de beneficio a la comunidad en general.