PGJE tendrá fiscalía para desaparecidos y narcomenudeo

La nueva instancia estará encargada de operaciones estratégicas en el combate contra la delincuencia en Nuevo León y dependerá de la Subprocuraduría del Ministerio Público.
Esta área también establecerá si una investigación está completa o se deben recabar más evidencias.
Esta área también establecerá si una investigación está completa o se deben recabar más evidencias. (Carlos Rangel)

Monterrey

A partir del 1 de abril del próximo año, cuando la reforma al sistema de justicia penal entre a plenitud en Nuevo León, la Procuraduría de Justicia del estado (PGJE) estrenará la Fiscalía Especializada en Operaciones Estratégicas, instancia con atribuciones en el combate a la delincuencia que dependerá de la Subprocuraduría del Ministerio Público.

De acuerdo al decreto publicado en el Periódico Oficial del Estado el pasado lunes, esta unidad administrativa será la "responsable de investigar y perseguir los delitos contra la salud en su modalidad de narcomenudeo, los relacionados con agrupación delictuosa".

También acota su campo de acción a "los delitos cuya investigación implique un grave riesgo para los sujetos que intervienen en el proceso y sobre denuncias relativas a ausencias, desapariciones y extravíos de personas".

La citada fiscalía vigilará y supervisará a los agentes del Ministerio Público en sus actuaciones, analizará si el dictamen de no ejercicio penal procede y, en su caso, establecer si una investigación está incompleta y deben recabarse más evidencias.

Se indica además que coordinará el servicio de seguridad a las personas prestado por los agentes de la Policía Ministerial, en los términos de las instrucciones que para tal efecto emita el procurador de Justicia.

En su exposición de motivos para fundamentar estos cambios a la Ley Orgánica de la Procuraduría, el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz establece que son una consecuencia directa de las nuevas atribuciones en el combate al narcomenudeo que ordenó el Gobierno Federal a los estados.

A la par de estas modificaciones, Medina de la Cruz decretó el reordenamiento geográfico de los elementos de la Policía Ministerial, al advertir que movimientos similares dieron buenos resultados en el pasado, con la creación de la Fiscalía Regional Centro, Norte y Sur.

"Ahora le toca a la Policía Ministerial dividirse geográficamente para brindar atención más oportuna a la ciudadanía en el marco de sus responsabilidades", explicó.

En virtud de lo anterior, se crea la Dirección de Investigación Región Centro, Región Norte y Región Sur, que dependen de la Agencia Estatal de Investigaciones, como encargadas de auxiliar al Ministerio Público vía los policías ministeriales en "la investigación, persecución y esclarecimiento de los hechos delictuosos".

Para tal efecto, los responsables de estas oficinas coordinarán a los jefes de zona de la corporación y supervisarán a los elementos en su actuación. Podrán además ordenar el arresto hasta por 36 horas de los agentes que así lo merezcan por el mal desempeño de sus funciones.

El decreto aclara que la competencia de estas Direcciones estará sujeta al acuerdo que a futuro expida el procurador Adrián de la Garza Santos.