Nuevo León adquiere deuda por mil 730 mdp

El Gobierno del Estado ya ejerció mil 300 mdp de los tres nuevos créditos, confirma el tesorero Rodolfo Gómez Acosta.
El secretario dijo que los recursos se utilizaron en inversión productiva.
El secretario dijo que los recursos se utilizaron en inversión productiva. (Archivo)

Monterrey

A poco más de 3 meses del cambio de Gobierno, la Secretaría de Finanzas de Nuevo León confirmó ayer la contratación de tres nuevos créditos simples, que en suma, representan una deuda de mil 730 millones de pesos.

No obstante, Rodolfo Gómez Acosta, titular de la dependencia, aseveró que estos forman parte del 2 por ciento de techo de financiamiento que el Congreso local autorizó en diciembre pasado. A la fecha, puntualizó el funcionario, sólo se ha ejercido una parte de dicho recurso.

"Hemos ejercido mil 300 millones aproximadamente, tenemos por ahí un saldo pendiente de ejercer de 400 y pico de millones de pesos", reconoció.

El funcionario sostuvo que este recurso se utilizó en distintos proyectos de inversión pública productiva, entre ellos, relacionados a la seguridad, nuevas escuelas y obras de distinta naturaleza, además de saneamiento financiero.

De acuerdo a la Secretaría de Hacienda, los créditos se inscribieron los días 20, 21 y 22 de abril. El primero es por mil 100 millones de pesos con plazo a 180 meses, el segundo por 118 millones de pesos pagadero a 300 meses y el último es de 512 millones de pesos, a 240 meses de plazo.

Ayer, tras los dimes y diretes que desató el tema durante las campañas, el secretario de Finanzas le puso número a la deuda que se heredará a la próxima administración.

Rodolfo Gómez Acosta, informó que la administración de Jaime Rodríguez Calderón recibirá pasivos por 63 mil 300 millones de pesos, que se compone de los compromisos del Gobierno central, los organismos descentralizados y los bonos Cupón Cero.

"Esa es la cifra final de, digamos, estructuras de financiamiento contratadas, insisto, por distintas fuentes, con fuentes de repago diferentes", puntualizó.

Dijo que en el 2009 se recibieron pasivos por 15 mil millones de pesos del Gobierno central y 10 mil millones de pesos de organismos descentralizados. Para octubre de este año, la deuda del Gobierno central será de 36 mil millones de pesos y la de organismos descentralizados de 20 mil 700 millones de pesos.

Los factores que impulsaron el crecimiento de la deuda, explicó, fueron el techo anual de endeudamiento, el respaldo a la deuda del Instituto de Control Vehicular, la adquisición del Anillo Periférico, el proyecto Monterrey V y la reconstrucción tras el huracán Alex con el esquema Cupón Cero.

"Han sido una palanca muy relevante para poder financiar el desarrollo del estado. Recordemos esto porque a veces se nos olvida: el Estado pasó por una de los peores crisis de infraestructura de su historia en el 2010, atravesó además una crisis de inseguridad como nunca la habíamos vivido", justificó.

El funcionario indicó que gracias a los refinanciamientos que se hicieron en 2013, el servicio de la deuda se redujo de un 13 a un 10 por ciento con respecto a los ingresos.

Aunque no los incluye en la suma de la deuda global, el tesorero aceptó que heredarán adicionalmente una deuda de mil 300 millones de pesos en pago a proveedores, la cual calificó de razonable a comparación de 4 años atrás.