Nuevo León tendría dos elecciones en 2015

El riesgo es la judicialización: Héctor Gutiérrez de la Garza.
El vicecoordinador de la bancada del PRI en el Congreso federal.
El vicecoordinador de la bancada del PRI en el Congreso federal. (Raúl Palacios/Archivo)

Monterrey

El escenario que se perfila para el estado de Nuevo León es la realización de dos elecciones, una local y otra federal, consideró el vicecoordinador de la bancada del PRI en el Congreso de la Unión, Héctor Gutiérrez de la Garza.

Señaló que ante la falta de consensos en la Legislatura local derivará probablemente en la falta de una ley electoral para el estado, lo cual llevará a un descontrol y judicialización importante del proceso electoral para el 2015.

Gutiérrez de la Garza dijo que la ley federal es muy clara en cuanto al arranque del año electoral y la elección, y eso debe ser acatado por el Instituto Nacional Electoral en la entidad y celebrar los comicios en los tiempos conducentes.

“En mi opinión personal, si no hay reforma (política) tendremos elección en junio y en julio; primero la federal y después la local

“Es un escenario que se debe analizar y no tomar una decisión a bote pronto, peor, nuestra Constitución Federal prevé una fecha y la Constitución local otra”, dijo.

Sin embargo, dijo que de no haber una normativa local, dejará la puerta abierta para que la elección de gobernador, diputados locales y ayuntamientos se realice conforme a la ley actual durante el mes de julio, y con un arranque de año electoral en noviembre.

En cuanto a la realización de las elecciones locales dijo que tanto el INE como la Comisión Estatal Electoral pueden suscribir un acuerdo en donde se estandaricen cierto tipo de reglas a falta de una ley local.

Sin embargo, consideró que este convenio pudiera ser motivo de litigios por parte de algún partido político o ciudadano que sienta sus vulnerados derechos.

“Si no hay reforma hay que darse un espacio de reflexión, en el que se llame a una mesa de diálogo con la autoridad electoral local, con la autoridad del INE para fijar reglamentos y consecuencias derivados de que no haya reforma electoral.

“Cuáles serían los criterios de aplicación para darle en lo posible mayor certeza a la elección, son escenarios muy complejos, es un hecho la judicialización de un proceso electoral en el que no hay reglas claras”, dijo.

Tal sería el caso de las candidaturas independientes, que en opinión de legislador federal “si tienen vida pero no tienen reglas”, así como la paridad de género, por lo que una buena parte de lo que prevé la Constitución Federal no estaría aplicándose o se aplicaría solo mediante procesos judiciales.

“Se puede hacer un acuerdo conforme a la Constitución vigente, se puede celebrar un convenio con el INE, tratando de dejar la mayor parte de las reglas lo más clara posible, pero todas las figuras nuevas como la reelección, las candidaturas independientes y la paridad quedaría abiertas y el hecho de que se celebre un acuerdo no te exime que un partido político que se sienta afectado acuda a los tribunales, solo sería para tratar de poner un poco de orden”, dijo el legislador federal.

La reforma político-electoral se encuentra entrampada al interior del Congreso del estado, a falta de acuerdos entre los diputados del PRI y del PAN, de hecho, éstos últimos no han asistido a las sesiones del Pleno para analizar la nueva ley.