Es Nuevo León, estado con actividad sísmica

El especialista en temblores, Juan Carlos Montalvo Arrieta, indicó que el sismo del miércoles es de los primeros que percibe la ciudadanía, sin embargo ya han ocurrido otros pero debido a que no ...
Juan Carlos Montalvo Arrieta, encargado de la Estación Sismológica de la Facultad de Ciencias de La Tierra de la Universidad Autónoma de Nuevo León.
Juan Carlos Montalvo Arrieta, encargado de la Estación Sismológica de la Facultad de Ciencias de La Tierra de la Universidad Autónoma de Nuevo León. (Francisco Zúñiga)

Monterrey.-

En los últimos cuatro años, la zona metropolitana de Monterrey ha sufrido por lo menos unos cuatro sismos, aunque el registrado este miércoles es el primero que ha sido percibido por la población.

De hecho, se tiene conocimiento de por lo menos un temblor lo suficientemente fuerte como para derribar una hacienda y causar muertos en la región.

Juan Carlos Montalvo Arrieta, encargado de la Estación Sismológica de la Facultad de Ciencias de La Tierra de la Universidad Autónoma de Nuevo León, confirmó que el movimiento telúrico del miércoles fue registrado tanto por la unidad de Linares como por la que se encuentra en Mederos, con una magnitud de 3.5 grados en la escala de Richter.

“Cerca de las tres de la tarde, a las dos de la tarde 59 minutos, el temblor tuvo su epicentro a 29 kilómetros al suroeste de la ciudad de Santa Catarina, este sitio geológicamente se conoce como la curvatura de Monterrey, es una estructura geológica que forma parte de la Sierra Madre Oriental”.

El sismo fue relativamente superficial, pues se registró a una profundidad de sólo diez kilómetros, y se sintió principalmente en colonias de Santa Catarina y García, pero se desconoce si en alguna población del municipio de Arteaga, Coahuila, pudiera haberse percibido.

“En el resto del área metropolitana no hay reportes, y puede ser que no lo hayan sentido debido a la magnitud del temblor, a mayor distancia, el movimiento generado por éste puede ser confundido por el movimiento cotidiano de la ciudad, el tráfico de los vehículos, el efecto de la industria”.

De hecho, se considera que está en el umbral mínimo de detección para seres humanos, por eso en otros municipios más hacia el este no hay reportes, pues la energía sísmica sí pasa por ahí, pero no se percibe por la población porque se confunde con el ruido, el movimiento de vehículos o similares.

El especialista en sismología explicó que estos fenómenos demuestran que Nuevo León es zona con actividad sísmica, aunque hasta ahora ha sido muy moderada.

“Este sismo aunque es considerado pequeño, la profundidad es somera, ¿qué significa?, que ocurre muy cerca de la superficie, y por tanto genera que la energía no se disipe y la pueda sentir la mayor parte de la población”.

Los sismos más profundos que se han registrado en el mundo han sido a 700 kilómetros de la superficie, por lo que diez kilómetros de profundidad es considerada para los geólogos, prácticamente la superficie de la tierra.

“Es la primera vez que la población lo siente en tiempos modernos, sin embargo, desde que están las estaciones sismológicas funcionando, al menos ha habido cuatro temblores que han ocurrido a los alrededores del área metropolitana, pero este sería el primero que es sentido por mucha gente y por varias colonias”.

Montalvo Arrieta explicó que se tiene documentación acerca de un temblor ocurrido el 28 de abril de 1841, en una hacienda conocida como Punta Santa Elena, en el municipio de Santa Catarina, casi en los límites con Coahuila, que provocó el colapso de todas las edificaciones y la muerte de varias personas.

Históricamente hay referencias de temblores desde 1800, aunque los registros físicos, son a partir del 2006.

“Esa actividad sísmica que ocurría antes, que a lo mejor no se le daba ningún tipo de origen, ahora podemos decir con certeza que eran temblores, y que la actividad tiene mucho más tiempo”.