Niños expresan su mundo con creaciones de barro

El taller Lo Esencial es Invisible a los Ojos busca incluir a los menores con alguna discapacidad visual a la cultura y las artes.
Los pequeños juegan y aprenden.
Los pequeños juegan y aprenden. (Roberto Alanís)

Monterrey

Con sus pequeñas manos hacen girar la masa de arcilla que se les ha entregado. Una y otra vez la tratan pensando en su creación, la cual puede ser un avión, una pelota o una pirámide.

Sofi es una de los 15 niños asistentes al taller Lo Esencial es Invisible a los Ojos, donde a través del modelado con barro los niños y adultos que padecen ceguera o debilidad visual pueden acercarse al arte.

Niños y adultos apoyados por la asociación Destellos de Luz acudieron para participar en este taller, el cual forma parte del segundo Ciclo de Conferencias y Eventos de Sensibilización hacia las Personas con Discapacidad.

Mientras Sofi quiere hacer una pelota, Miguel está haciendo un cohete con el barro. Aunque habla poco, pregunta al fotógrafo qué es eso que hace click tan cerca de él.

"¿Es una máquina que hace pinturas, entonces tú eres como un cazador de luz?", cuestiona el niño que a sus pocos años ha vivido en un mundo de oscuridad.

Graciela Oliveto, coordinadora del ciclo, expuso que más allá de acercar a los niños al arte, lo que buscan con estas actividades es hacerlos partícipes del derecho universal a la inclusión y disfrute.

"Hace falta mayor conciencia de incorporar a estos públicos como la misma ley nos lo marca, la Constitución nos dice que ellos tienen el derecho al disfrute como cualquier persona", apuntó.

Por su parte Mauricio Cortés, quien impartió el taller, refirió que la actividad fue más encaminada a conocer cuáles son las habilidades de los pequeños, cómo entienden ellos al mundo y que puedan plasmarlo en un material manipulable como lo es el barro.

Señaló que si bien la mayoría de los pequeños ya han desarrollado ejercicios similares con plastilina, siguen siendo pocas las oportunidades que tienen de acceder a actividades similares.

"Mucho puede empezar a hacerse desde la casa con los padres, desarrollando las habilidades de cada niño no importa si es invidente o una discapacidad motriz. Mucho tiene que ver el impulso desde el hogar", destacó.

Los niños estuvieron trabajando, cada uno creando objetos que para ellos significaban su mundo.