Niños abarrotan expo de la Policía Federal

Los pequeños conocieron el trabajo de los elementos, utilizaron el equipo especializado y hasta manejaron robots antibombas.

Monterrey

Acompañado por su mamá y sus hermanos, Jorge Mata Díaz, de tan sólo 10 años de edad, pidió ser entrevistado. Tenía algo importante que decir sobre la expo Un Día con Tu Policía Federal, que se montó por primera vez en el estado, con la Nave Lewis del Parque Fundidora como sede.

“Me gustaría ser policía, porque salvas personas, defiendes a los niños y eso… sí es un poco peligroso, pero yo sí he querido ser policía. Yo siempre he querido ser como ellos y salvar personas como ellos”, narró en la parte alta de un tanque de combate al que subió a jugar.

Como él, a cientos de niños les faltaron ojos, manos y tiempo para ver de principio a fin todas las unidades y actividades que la corporación mostró al público, incluida la réplica de la aeronave Blackhawk, que el pasado viernes trastocó la vialidad metropolitana.

Durante seis horas, grandes y chicos conocieron de cerca el trabajo de los policías federales, utilizaron el equipo especializado para el combate al crimen y hasta se dieron el lujo de manejar el robot antibombas.

El acto, en conmemoración del 85 aniversario de la dependencia, fue inaugurado por el secretario general de Gobierno, Álvaro Ibarra Hinojosa; el comisario de la Policía Federal. Víctor Navarro; el secretario de Seguridad estatal, Alfredo Flores Gómez; y el jefe de la Oficina Ejecutiva de la Gubernatura y vocero de Seguridad, Jorge Domene Zambrano.

“La idea es que la gente vea que tenemos otra cara, que tenemos otras cosas que hacer para empezar con la prevención y el acercamiento con toda la gente, que los niños vean a la Policía, que recobremos esa confianza de los niños, los adolescentes y los adultos”, refirió Navarro.

Además del Blackhawk, el equipo más fotografiado fue el Escorpión, unidad con blindaje seis que alcanza hasta 100 kilómetros por hora, artillado y que se utiliza para el traslado de tropas a lugares de difícil acceso.

Los más pequeños coparon el área de juegos, donde lo mismo se podían realizar actividades tan sencillas como dibujar, que subirse a un simulador de choques o utilizar el equipo de inteligencia en el combate al crimen.

“Está chido, lo que más me gustó fueron los asientos“, indicó Gael Sebastián Vázquez, de ocho años.

Aunque la exposición fue de un solo día, tuvo el efecto buscado: que los menores cambiaran su percepción en torno a la policía y, en un futuro, se sumen a los cuerpos de seguridad del país.

“Se llevan a los delincuentes…sí me gustaría ser policía, porque me llevaría a los delincuentes a la cárcel“, aseguró Perla Loya, de nueve años.