Monterrey niega acusación del dueño de bar “El Catrín”

Sandra Pámanes aseguró que las imágenes que salieron a la luz se grabaron tiempo atrás, cuando se dio la primera clausura del establecimiento y los inspectores sólo cumplían con su deber.
Sandra Pámanes, secretaria del Ayuntamiento de Monterrey.
Sandra Pámanes, secretaria del Ayuntamiento de Monterrey. (Archivo)

Monterrey

La secretaria de Ayuntamiento, Sandra Pámanes Ortiz, descartó cualquier simulación o intimidación por parte de las autoridades contra el bar "El Catrín", luego de que Abel Ocañas González, dueño del establecimiento, hiciera público un vídeo donde aparecen un par de inspectores de Alcoholes actuando de una supuesta forma sospechosa.

En la grabación, los funcionarios municipales pegaron una notificación en la puerta del lugar, la captan en una fotografía, retiran el papel y se marchan sin comunicarle al responsable del negocio.

Sin embargo, Pámanes Ortiz aseguró que las imágenes que salieron a la luz se grabaron hace más de dos meses, y que los inspectores se encontraban en el cumplimiento de su deber, sin explicar el motivo por el cual no se notificó al dueño.

"Es una actuación que se realizó tiempo atrás, cuando se dio la primera clausura de ese establecimiento y lo único que hicieron en ese caso los inspectores fue poner sobre la puerta del negocio una orden de notificación; siempre se pone una y nos quedamos con una copia. Es todo y no es nuevo acontecimiento", expresó.

Además, la titular del Ayuntamiento mencionó que el propietario del bar ha ventilado algunas incidencias de forma ventajosa y parcial, aunado a las quejas que los vecinos y negocios aledaños a "El Catrín" han reportado anteriormente, hecho que provocó su cierre en más de una ocasión.