Negocio clausurado asegura tener pérdidas por 240 mdp

El apoderado legal del casino Miravalle señaló que es una inversión importante por parte de los socios y que las pérdidas continuarán conforme pase el tiempo.
El establecimiento está cerrado desde hace 10 meses.
El establecimiento está cerrado desde hace 10 meses. (Archivo)

Monterrey

La interrupción de actividades del casino Miravalle Palace durante los últimos 10 meses ha dejado daños por 240 millones de pesos.

Benito Trujillo Morales, apoderado legal de la casa de apuestas clausurada el 27 de febrero de este año como parte del operativo emprendido por la administración de Margarita Arellanes Cervantes, detalló las pérdidas.

"Son por lo menos 240 millones de pesos en daños y perjuicios, ya que son proveedores, pagos al personal, las quincenas, renta de máquinas, son entre 400 y 600 máquinas, renta del local que se sigue pagando, entre otros", señaló Trujillo Morales a MILENIO Monterrey.

Entrevistado durante su presencia en la Agencia del Ministerio Público Especializado en Delitos contra Servidores Públicos y Delitos Electorales, donde comparecieron dos ex funcionarios por una denuncia interpuesta por el Miravalle, el abogado dijo que los daños son cuantiosos.

Trujillo Morales señaló que es una inversión importante por parte de los socios del casino y que las pérdidas continuarán conforme pase el tiempo.

El abogado afirmó que el casino continúa con su estrategia a seguir en los próximos días, luego de que el director jurídico, Eulalio Meléndez, pidiera la presencia de tres representantes de la empresa Urban Publicity ante la denuncia interpuesta.

"Al parecer quiere que nos hagamos una declaración, parece que me quiere interrogar, su postura es la misma de que no están actuando de manera ilegal, es una persona que trabaja externamente, un servidor que trabaja para el Miravalle, y Aldo Hugo Corona Durán, que es quien presenta la denuncia", señaló.

El abogado informó que por lo menos dos mil trabajadores de los casinos Revolución y Miravalle se quedaron sin empleo.

"De las dos salas que represento como asociación (Revolución y Miravalle), hablamos de dos mil trabajadores y que siete meses llevan así, y no puede ser que por capricho de funcionarios estén así", indicó Benito Trujillo Morales.