En NL, es un reto sortear obstáculos de las banquetas

En varios puntos de la zona conurbada, las aceras son obstruidas con un sinfín de elementos, poniendo en riesgo a los transeúntes de ser atropellados

Monterrey.-

Escoja el cruce vial que desee y agréguele cualquier ingrediente que se imagine sobre las banquetas...

Tres vehículos estacionados en plena banqueta de la esquina de Degollado e Hidalgo, justo donde se ubica una sucursal bancaria en la colonia Obispado. Sus ocupantes infringen como si nada el Reglamento de Tránsito y Vialidad de Monterrey, que prohíbe estacionar automóviles en estas áreas.

Una motocicleta aparcada frente a un negocio de impresión complica el corredor entre dos rampas para vehículos, un registro abierto y la banqueta levantada en la calle de Doctor Coss y Aramberri, la misma que formó parte de las vías rehabilitadas en 2001 con una inversión de 7 millones de pesos en pleno corazón del primer cuadro regiomontano.

En la banqueta norte de Ruperto Martínez y Álvaro Obregón, una camioneta modelo Windstar obstaculiza el paso a los peatones. Luego, otra camioneta, ésta tipo pick up y un auto modelo Cirrus bloquean la banqueta de la calle Francisco Naranjo y Porfirio Díaz, en pleno centro de San Nicolás de los Garza.

La acera sur sobre la calle Aramberri, casi esquina con Julián Villarreal, está al ras de la carpeta asfáltica de la calle y presenta destrozos.

Y en la calle Rincón de la Colina y Rincón del Tepeyac, en la colonia Rincón de Guadalupe, una banqueta levantada y bloqueada por hierba y arbustos hace que los pequeños que van a la escuela primaria Luis Donaldo Colosio Murrieta deban bajar a la calle.

Macetas, botes de basura, bordos de concreto, escalones y rampas tapan la acera sur de la calle La Laja, en la colonia Rancho Viejo.

Ello sin contar registros sin tapa, basura, escombro, blocks, estructuras y casetas telefónicas, botes de basura, hoyos, grietas, banquetas levantadas por las raíces de árboles, tuberías de gas expuestas, parachoques en las esquinas y falta de rampas para acceso en silla de ruedas, es el montón de obstáculos que impiden o complican el paso peatonal, especialmente para personas con limitaciones motrices o adultos mayores con dificultades para caminar.

Todo lo anterior constituye un problema en materia de vialidad, acceso peatonal y puede influir en la incidencia de percances o atropellos, debido a que para continuar su camino, la gente debe bajar a la calle.

El artículo 40 del Reglamento de Tránsito y Vialidad del municipio de Monterrey, homologado al de los municipios del área metropolitana prohíbe estacionar vehículos sobre las banquetas, en las esquinas; rotondas y zonas peatonales, así como en las entradas y salidas a propiedades privadas.

“El cobro de una multa se hará aplicando la cantidad en pesos que corresponda a un día de salario mínimo general vigente del Área Metropolitana de Monterrey, y/o municipio donde se cometa la infracción, multiplicado por el número que aparece al final de cada infracción señalada en el tabulador”; explica el reglamento en el apartado de multas.

Por otra parte, el reglamento de vialidad de Apodaca establece como sanción de una de 10 a 15 cuotas del salario mínimo por circular sobre mangueras de bomberos, banquetas, isletas o camellones.

El capítulo Segundo del apartado de las Vías Públicas y Zonas Privadas con Acceso al Público y sus Prohibiciones del reglamento regiomontano establece que está prohibido colocar señales o dispositivos de tránsito, tales como boyas, bordos o barreras, así como aplicar pintura en calles o banquetas sin autorización de la autoridad municipal de tránsito.

Sin embargo, en aceras, los vecinos colocan pequeñas boyas o topes que sirven para “esconder” tubería o drenaje que da cauce al agua de lluvias o residual de los pasillos de los patios a las calles.

Lo que dice el reglamento:

ARTÍCULO 40:

Prohibido estacionarse:

I. En las esquinas;

II. En los ochavos;

III. En las rotondas;

IV. En zonas peatonales;

V. En las entradas y salidas a propiedades privadas;

VI. En las banquetas;

VII. Obstruyendo hidrantes;

VIII. Junto a cordones de banqueta pintados de color amarillo o rojo;

IX. En cajones de estacionamiento exclusivos o reservados para discapacitados, siempre que el vehículo no cuente con la placa o autorización correspondiente para el traslado de personas con discapacidad;

X. A la derecha en las calles con circulación en un solo sentido;

XI. En calles con amplitud menor a cinco metros;

XII. En línea con la banqueta en donde el estacionamiento se haga en forma diagonal o viceversa y;

XIII. En donde lo prohíba una señal o un oficial de Tránsito.

Fuente: Reglamento de Tránsito del municipio de Monterrey.