"Municipios también tienen responsabilidad en accidentes"

El presidente de No a Conducir Ebrio señala que las autoridades no aplican sus propios reglamentos ni las leyes estatales en materia de vialidad.
Es necesario aplicar estrictamente las normas, señala Ricardo Cantú.
Es necesario aplicar estrictamente las normas, señala Ricardo Cantú. (Archivo)

Monterrey

Además de la escasa cultura vial, el incremento de accidentes vehiculares se debe a que las autoridades no hacen cumplir los reglamentos de Tránsito municipales, ni las leyes estatales, señaló el presidente de la asociación No A Conducir Ebrio (NACE), Ricardo Cantú Jauckens.

De obligar a los conductores a respetar los límites de velocidad, los señalamientos y a terminar con costumbres como manejar mientras se habla por teléfono celular o no respetar a los peatones podría ayudar a disminuir tanto choques, como atropellos, agregó.

“No tenemos cultura vial, no respetamos la velocidad, nunca respetamos al peatón, y por eso vemos la cantidad de situaciones donde hay choques y atropellos”, mencionó Cantú Jauckens.

“Hay que aplicar la ley, porque no se está aplicando lo que viene contemplado en la Ley Estatal para el Combate al Abuso del Alcohol, donde es un arresto forzoso de ocho horas y una multa a quien viene conduciendo en estado de ebriedad, y muchos municipios no lo están aplicando, eso ayudaría muchísimo y bajaría considerablemente el índice de muertes”.

Ayer se publicó que las cifras de percances viales aumentaron hasta en 34 por ciento en Monterrey, en comparación con las registradas el año pasado.

Esto porque el conteo de percances viales pasó de 15 mil 999 registrados en 2012 a unos 21 mil 429 hasta el pasado octubre.

La mayoría de los percances tienen características como conducir a exceso de velocidad bajo la influencia de bebidas embriagantes, no respetar señalamientos, entre otras.

Cantú Jauckens explicó que se le debe poner especial atención a los impactos en los que está relacionada la combinación del volante con el consumo de bebidas alcohólicas.

“Sí han aumentado considerablemente los choques o accidentes donde está el alcohol de por medio, pero desgraciadamente no existen estadísticas reales en todo el estado porque muchas veces no se le toma el grado de alcohol en la sangre al que viene conduciendo”, destacó.

Los operativos antialcohol sí podrían ayudar a disminuir los percances, pues contribuyen a retirar a los conductores que se encuentran en estado de ebriedad de la vía pública.

Sin embargo, deberían de ser permanentes y no sólo los fines de semana o en temporadas en las que frecuentemente se consume más bebidas embriagantes, por lo que se debería de impulsar un programa integral de prevención de accidentes viales.

“Los operativos deberían de ser todo el año y no solamente en fines de semana, porque hemos visto que los accidentes empiezan desde el miércoles.

“Esto podría ayudar a bajar los accidentes, muchos de ellos que llegan a resultar fatales”.