Estamos dispuestos a cooperar en caso Catrín: Arellanes

La alcaldesa de Monterrey dijo que continúan con los procedimientos legales y si llegan a tener más información la darán a conocer.
El bar violaba constantemente el horario, aseguran autoridades.
El bar violaba constantemente el horario, aseguran autoridades. (Alberto Vázquez)

Monterrey

El municipio de Monterrey se pronunció por seguir con la disposición para continuar con los procedimientos legales ante el Ministerio Público Federal, tras la denuncia que interpuso el dueño del bar El Catrín en contra de esta autoridad, por supuesta violación de sellos.

Margarita Arellanes, alcaldesa de Monterrey, comentó que una vez que la secretaria de Desarrollo Urbano y Ecología, Brenda Sánchez, tenga más información, la dará a conocer.

"Nosotros hemos estado en todo momento con la disposición para seguir con los procedimientos legales y lo que marca ahora sí que la Procuraduría. Se sigue como siempre a través de los cauces legales, es decir, a través de oficio y en este caso es la secretaria de Desarrollo Urbano la que ha sido llamada y nosotros estamos en un ánimo de cooperación.

"Vamos a seguir dentro de los términos jurídicos, vamos a seguir todo el procedimiento. Ella acudió a ver cuál era el motivo, conocer los dichos y una vez ya con esto, ella proporcionará toda la información detallada", declaró.

El martes, la secretaria de Desarrollo Urbano y Ecología de Monterrey compareció ante la Procuraduría General de la República en relación a una denuncia interpuesta por el propietario del bar El Catrín.

De acuerdo a información del municipio de Monterrey, la funcionaria acudió a las instalaciones de la PGR ubicadas en Escobedo, y al estar frente al agente del Ministerio Público escuchó el motivo por el que fue citada, y finalmente se acogió al Artículo 20 Constitucional para no declarar.

Este hecho surgió luego que el propietario del bar, Abel Ocañas González, mostró otro video que aparentemente pone en evidencia una presunta actividad ilícita por parte de inspectores de la Dirección de Alcoholes.

Según Ocañas González, en las imágenes captadas un par de supuestos inspectores llegan a las afueras del lugar, pegan una multa en la puerta, toman una fotografía, retiran el papel y posteriormente se van, siempre demostrando una aparente actitud sospechosa.

Además, el dueño del bar señala que los hechos ocurrieron un lunes a las 19:00 horas, momento en que el sitio no estaba laborando, por ello interpuso una denuncia.

Por su parte, la administración municipal refiere que en este bar constantemente se violaba el horario de cierre, ya que se extendían hasta las seis o siete de la mañana, y que además había quejas de vecinos con respecto a esta actitud.