Mueren ahogados dos primos en el río San Juan

Ambos menores perecieron luego de que uno de ellos intentó rescatar al otro cuando era arrastrado por la corriente.
La tragedia ocurrió en el paraje denominado Rancho Viejo.
La tragedia ocurrió en el paraje denominado Rancho Viejo. (Marco A. Zamora)

Cadereyta

En el último día de vacaciones dos primitos se ahogaron cuando a uno de ellos se lo llevó la corriente del río San Juan y el otro trató de rescatarlo, en el municipio de Cadereyta.

Las víctimas mortales acudieron con sus respectivas familias al paraje denominado Rancho Viejo, en el mencionado río.

Cabe destacar que el área estaba llena de paseantes, debido a que era el último día de vacaciones para los estudiantes.

Alrededor de las 11:00 de ayer llegaron los primitos Édgar Alejandro Mendoza Santiago, de 14 años de edad, y Alejandro Ortiz Santiago, de 16.

Los menores se divertían en una zona donde hay unas rocas, pero Édgar se caminó al área donde la corriente era más fuerte.

Eran alrededor de las 13:40 de ayer cuando el agua jaló al menor y como no sabía nadar empezó a manotear.

Alejandro se percató de la situación de su primito y como él si había aprendido a bracear, de inmediato se lanzó a su rescate.

Sin embargo, Édgar manoteó tan fuerte en su desesperación por salir a la superficie que hundió a Alejandro.

Los dos primitos se perdieron en las turbias aguas del río San Juan y sus familiares desesperados avisaron a Protección Civil.

Al lugar llegaron de inmediato los rescatistas Saúl Medrano y Eduardo de León, bajo las órdenes del director de PC, Eduardo Salvador Vélez.

Los expertos se lanzaron al agua y empezaron a buscar a los menores a puro tacto, ya que lo turbio del agua les impedía ver el fondo.

A los pocos minutos, los rescatistas localizaron los cadáveres de los dos menores a una profundidad de tres metros y los sacaron a la superficie.

El director de PC presumió que un posible remolino jaló a los primitos y eso les impidió mantenerse en la superficie.

Por su parte, el papá de Alejandro, Salvador Israel Ortiz Beltrán, desconsolado relató que por la mañana salieron de su domicilio ubicado en Juan de la Barrera 512 de la colonia Libertadores, en Guadalupe.

Explicó que en dos camionetas llegaron al río para convivir con sus familias en el último día de vacaciones de los muchachos; sin embargo, de repente sucedió la lamentable tragedia.

Al sitio de los hechos también llegaron oficiales de la Policía Municipal de Cadereyta, agentes de la Policía Ministerial y el representante de la Agencia del Ministerio Público.

El fiscal itinerante dio fe de los lamentables hechos y luego ordenó el traslado de los cuerpos a la morgue del hospital Universitario, donde les practicarán la autopsia que marca la ley.