‘En Monterrey mucha gente pensó que era un maniático’

Hace un año, José Bernabé Vigil salió de Monterrey llevándose a Ahtziri Araceli de 14 años, hoy reconoce que hizo mal y busca rehabilitarse, aunque afronta el problema legal que esto le acarreó.

Monterrey

José Bernabé Vigil Andrade aclara que no es un pedófilo y reconoce que estaba haciendo mal cuando se llevó consigo a una menor de edad durante 20 días en abril de 2013.

Ambos señalaron siempre que fue de común acuerdo, que no hubo abuso sexual y las indagatorias de la Procuraduría General de Justicia del Estado avalaron esto al dejarlo libre

Ahora busca la rehabilitación y se encuentra en el programa de Reinserción Laboral de Renace, acude regularmente con su psicólogo, va a firmar y sigue trabajando como ilustrador y en breve presentará una historieta.

Le conocen como Geno y hace un año, cuando tenía 32 años, fue perseguido por las autoridades al llevarse consigo a una menor de 14 años de nombre Ahtziri, en un viaje por varios estados y carreteras, donde fueron detenidos en Aguascalientes.

El 8 de junio de 2013 recuperó su libertad pero enfrentará aún un juicio por el delito de rapto con las medidas correspondientes, como la prohibición de acercarse a su víctima o la familia.

Los dictámenes psicológicos revelaron que Ahtziri Araceli presenta trastorno psicológico sexual, ese daño no se lo causó El Geno y por eso negó el ordenamiento.

¿Son una fijación las menores para ti?

No, la verdad no

¿Seguro?

Sí.

¿Lo has trabajado con tu terapeuta?

Claro que sí.

La gente piensa que podría ser una cuestión de pedofilia...

Es un tema fuerte, y estoy de acuerdo que mucha gente pensó que era un enfermo o un maniático, me dolió mucho. Sé que en eso las cosas estuvieron mal, pero así pasaron, me arrepiento y ahorita no pienso en eso. Sí estoy abierto a una relación diferente, digamos en una edad legal, ¡cancha reglamentaria!, pero me queda claro: ¡menores no, ya no!

¿Qué sigue con las mujeres? Muchos piensan que porque no sales con gente de tu edad ¿sigues con las menores?

Todos en la vida tenemos errores, un desliz, pero igual pasó, ya pasó, pero estoy consciente de que no debo salir con menores.

Antes de esto incluso he tenido relaciones con gente de mi edad, 20, 27 años, incluso mayor; hay gente que se sigue riendo de mí y dice: "Ahí está Geno en tal evento, vamos a tomarle foto con una menor" y eso me parece una tontería.

¿Sabías que esto iba a pasar?

Sí, yo estaba consciente, inclusive tontamente le preguntaba a ella, que si valdría la pena, pero pues ella no tenía modo de saber contestar y concluíamos que tal vez no. Estaba consciente mucho de lo que iba a pasar.

Estoy consciente de ello, independientemente de lo que se dijo fue por ayudarla, a veces uno puede pensar de otra manera, pero yo pensé que había dos cosas: miedo y ayudarla.

Fue una ayuda mutua de cierto modo, pero terminó siendo trágica.

¿Estabas consciente de las consecuencias?

La verdad sí, pero en lo que pasaba la situación pues ya decidí rendirme, no por el miedo, sino porque tenía el cargo de conciencia de tener a una menor a mi cargo y al mismo tiempo por ello estar enfrentando un problema legal grave y a la larga habría que afrontarlo y sigo afrontándolo todos los días.

¿Cuál es tu estatus legal en este momento?

Estoy en suspensión de proceso a prueba, se está deliberando esto, y tengo que cumplir durante tres años algunas obligaciones.

Vigilancia por parte de Seguridad Pública del Estado, no acercarme a la familia ni a la menor afectada, presentarme de manera regular a mi terapia psicológica a Renace para poder seguir en programa de Reinserción Social.

La terapia ayuda porque cuando caminas por la calle aún estás con el miedo de que te reconozcan y te digan algo, pero mi terapeuta ayuda.

El antes y el después en tu vida diaria, ¿cómo son las diferencias?

El bochorno, la vergüenza, pero tengo mucho camino aún por recorrer y muchos proyectos en puerta, seguir con mi trabajo de ilustrador y poder llegar a educarme más, hacer cursos.

Quiero seguir adelante con mi familia tratar de ayudarlos porque esto nos dejó en jaque y la terapia me está ayudando mucho y es un aliviane.

Hay gente que no me conoce y me señala y es algo muy duro, todos pueden señalar, y decir "él fue" pero nadie se da cuenta de que tiene el dedo igual de sucio, no nos queda hablar de una persona sino conocen las circunstancias.

A mí me tocó ver a mi madre cuando hablaba en los medios de comunicación y ella decía que le pedía a los ciudadanos que no me juzgaran y fue lo primero que hicieron, pero la terapia me está ayudando a dejarlo fluir, porque yo ya estoy cumpliendo y pagando por mis errores.

¿Tu familia padeció por esto?

Un poco, pero gracias a Dios tenemos buenos vecinos, conocidos que se han portado bien. Pero casi todos tienden a pensar a lo mismo.

Problemas sí ha habido, desafortunadamente la mayoría de quienes yo pensaba mis amigos me dieron la espalda pero no hace la diferencia ya ahora, mi familia siempre conmigo, nunca me dejó solo.

¿Estás arrepentido?

Ya está pasando esa etapa, pero sí lo estuve, aún lo estoy, pienso mucho en cómo sería mi vida si no hubiera pasado, aquí sigo, yo, mi vida. La rehabilitación es eso, renacer. Es un poco pesado, pero no hay imposibles.

¿Por qué te dicen Geno?

Es un apodo que se me quedó por el dibujo, es una firma, como un seudónimo, ya casi 19 años que me dicen así.

¿Qué dibujas?

De todo, cómic, manga, americano... Inicié a los 15 años este gusto por los videojuegos y los cómics como los Hombres X, me influenciaron mucho, pero la culpa de todo la tienen las Tortugas Ninjas.

¿Cómo pretendes dar la vuelta a tu vida?

Es difícil empezar de cero, pero creo yo que las experiencias como éstas o te hacen más fuerte o más débil, yo debo continuar. Ahorita yo quiero seguir trabajando y aunque no tengo un empleo fijo estoy haciendo trabajos.

Estoy haciendo un cómic, no es sobre mí, es un mundo de fantasía; tengo muchos amigos en ese mundo y me están apoyando.

Creo que estoy haciendo las cosas bien.