'Luchan' por título de ciudad “heroica” para Monterrey

De la serie de requisitos que se necesitan para que una ciudad reciba el título de "heroica" se ocupa, entre otras cosas, una carta de aprobación emitida por el cabildo así como del presidente ...
Miembros de la asociación presionarán para que avance la iniciativa.
Miembros de la asociación presionarán para que avance la iniciativa. (Gustavo Mendoza)

Monterrey

Si algo tienen los integrantes de la asociación Amigos de la Batalla de Monterrey es que no se cansan, y como dicen entre el grupo: "si una puerta se cierra, tocamos otra".

La agrupación conformada por arqueólogos, historiadores y ciudadanos que busca difundir la defensa de la ciudad frente a los norteamericanos en 1846 busca concretar en este año dos proyectos: la creación de un museo y lograr la denominación de "heroica" para Monterrey.

El oratorio del Museo de Historia Regional "El Obispado" fue la sede para su primera reunión mensual del 2015, donde Luis Flores ofreció la charla Uniformes militares durante la guerra México-EU, la cual convocó a una veintena de personas.

Por su parte el doctor Pablo Ramos, integrante de la asociación, expuso que en febrero vendrán a Monterrey integrantes de la Comisión de Ciudades Heroicas para "asesorar" sobre el procedimiento requerido de otorgar el título de "heroica" a Monterrey.

"Ellos nos van a apoyar para que sepan nuestras autoridades municipales o estatales que este hecho histórico tiene el aval de la comisión de ciudades heroicas, probablemente estarán aquí en febrero", apuntó Pablo Ramos, doctor de profesión e integrante de la agrupación.

De la serie de requisitos que se necesitan para que una ciudad reciba el título de "heroica" se ocupa, entre otras cosas, una carta de aprobación emitida por el cabildo así como del presidente municipal.

Ante la incertidumbre ocasionada por los cambios en los ayuntamientos municipales, Pablo Ramos expuso que los Amigos de la Batalla de Monterrey seguirán presionando para que las autoridades tomen la iniciativa.

"Nunca nos cansamos, si nos cierran una puerta abrimos otra y así seguimos, no importa. Si en el 2007 nos hubiéramos detenido porque éramos 11 personas, no tendríamos ahora una plaza, por ejemplo", agregó.

Otro de los pendientes, dijo Ramos, es conseguir un lugar en el centro de Monterrey donde puedan empezar a montar un museo que explique cómo fue la invasión del ejército norteamericano a Monterrey en 1846.