Aún no termina la pelea de El Catrín

Abel Ocañas, dueño del bar, contradijo la versión de la secretaria del Ayuntamiento, Sandra Pámanes, y dijo que el proceso legal por la clausura del bar continúa.
El dueño del bar El Catrín confía que ganará el pleito legal.
El dueño del bar El Catrín confía que ganará el pleito legal. (Luis García (Archivo))

Monterrey

El propietario del bar "El Catrín", Abel Ocañas, declaró que no es cierto que el municipio de Monterrey le haya ganado la partida legal en relación a la clausura de su negocio, como lo informó la secretaria del Ayuntamiento, Sandra Pámanes, luego de que Juzgado segundo en Materia Administrativa le negara la suspensión de amparo.

Ocañas comentó que lo que sucedió en el juzgado es un procedimiento normal, ya que el juez no puede ordenar el levantamiento de sellos de clausura, porque tiene que esperar que la procuraduría General de la República determine si se le sembró droga en el establecimiento como él lo denunció y posteriormente proceder en consecuencia.

"Sobre ese tema la licenciada Sandra Pámanes o está mal informada o ellos mencionan lo que a ellos les conviene; la situación de que pareciera que se nos negó el amparo es precisamente porque ellos al sembrar la droga imposibilitan al Tribunal Federal para que nos otorgue la suspensión definitiva del levantamiento de sellos, más no significa que ellos tengan la razón porque es a todas luces claro que sembraron la droga, pero el Tribunal Federal está imposibilitado para ordenar el levantamiento de sellos.

"Ahora que la Procuraduría determine que realmente se sembró droga como ha venido pasando porque sus declaraciones de los testigos que han llevado de parte del municipio son muy contradictorias, entonces va a haber elementos suficientes para que el tribunal federal realmente otorgue el levantamiento de sellos, pero eso va a suceder yo creo que ahora en enero, a principios de enero, que se tengan todos los elementos adecuados para que el juez federal pueda ordenar el levantamiento de sellos", expresó.

El 18 de diciembre, tras revelar de primera mano que se les negó el amparo a los representantes del bar "El Catrín", la secretaria del Ayuntamiento de Monterrey, Sandra Pámanes, declaró que con eso quedaba demostrado que el municipio siempre actuó apegado a derecho en este caso.

La funcionaria municipal expresó que fue en el juzgado segundo en Materia Administrativa donde se le negó la suspensión al propietario del bar "El Catrín", ubicado al sur de la ciudad, y por lo tanto se comprueba que el procedimiento que empleó el director de Inspección y Vigilancia, Florentino Rodríguez, para la clausura de ese establecimiento, fue apegado a derecho.

"Cuando ya la Procuraduría tenga informes de lo que realmente sucedió en el lugar entonces ya verás que el tiempo nos da la razón y entonces se levantan los sellos, al paso, al camino, para allá vamos, vamos a esperar tantito", comentó Ocañas.