Modificaciones del Infonavit no son lo mejor, advierten

José Luis Salazar, director de Negocios de Creditaria, explicó que estos anuncios dan la posibilidad a la gente de renegociar los términos de sus créditos hipotecarios con bancos, buscando plazos, ...
Recordó que el saldo de la cuenta y la aportación personal se deben de considerar.
Recordó que el saldo de la cuenta y la aportación personal se deben de considerar. (Roberto Alanís)

Monterrey

Las recientes modificaciones anunciadas por el Instituto del Fondo Nacional de Vivienda del Trabajador (Infonavit) son buenas, pero no es una solución a las problemáticas que pueden encontrar los derechohabientes a la hora de adquirir un crédito hipotecario, a decir de José Luis Salazar, director de Negocios de Creditaria.

El especialista recordó que estos anuncios dan la posibilidad de que personas que por años han pagado altas sumas de dinero sin observar un avance real en la liquidación de su deuda puedan renegociar los términos de su crédito hipotecario con otros bancos buscando plazos, tasas y mensualidades que se ajusten a la posibilidad de cada uno.

Sin embargo, al considerar que estos beneficios se encuentran atados a factores macroeconómicos y no a aquellos que puedan ser ocasionados por el propio trabajador, el futuro del crédito puede ser azaroso.

"La inflación no depende del trabajador, su estancia laboral o de sus finanzas, sino de cuestiones macroeconómicas que no están bajo su control. Por eso decimos que es una medida que ayuda al trabajador en las situaciones actuales, pero a futuro sigue siendo un poquito azarosa", consideró Salazar en entrevista con MILENIO Monterrey.

Si las condiciones económicas en el país, y en el mundo se mantienen el beneficio puede ser grande para el derechohabiente (aunque no "muy impactante"), consideró, pero si hay incrementos a la alza, por inflación u otra cuestión económica como el tipo de cambio y la depreciación del peso o incremento en salarios mínimos, los planteamientos del Infonavit no son necesariamente la mejor opción para un crédito de vivienda, explicó el especialista.

Al contrario, insistió el especialista, un cambio que verdaderamente hubiera beneficiado a los trabajadores y derechohabientes, es si se hubiera optado por otorgar los créditos en pesos a tasa fija.

"Se hubiera podido apoyar a la economía, porque el peso en el transcurso del tiempo va perdiendo su poder adquisitivo y eso hubiera congelado la deuda.

"El Infonavit empezó a hacer cambios de salario mínimo a pesos y eso realmente hubiera sido un impacto para apoyar realmente al trabajador", detalló Salazar.

Pero cabe recordar que el Infonavit incrementó su línea de crédito y esto generará un interés en función a la UMA (Unidad de Medida y Actualización), por lo que no se pierde el poder adquisitivo.

Al ser el UMA el promedio inflacionario, el incremento de los bienes raíces genera un déficit, ya que el UMA ha registrado inflación por debajo del sector viviendero (este ha registrado un incremento de 9 por ciento, mientras el UMA de alrededor del 3 por ciento).

"Esta es una de las medidas que hay que considerar, el saldo de la cuenta, la aportación patronal es del 5 por ciento. Es decir que en teoría no se pierde el poder adquisitivo, ya que el salario mínimo que considera el Infonavit no es siempre el que percibe el trabajador.

"La mayoría de las empresas pagan más que el salario mínimo, y este es un tema que puede ayudar a un trabajador del sector privado y puede beneficiarse al combinar su crédito Infonavit con un crédito bancario", insistió Salazar.

Claves
A detalle
• El futuro de un crédito puede ser extraño debido a que dependerá de factores macroeconómicos y no a los que el trabajador pueda ocasionar, explicó José Luis Salazar.
• Las medidas anunciadas por el Infonavit benefician al trabajador en las condiciones actuales, pero no son certeras a futuro, detalló el director de Negocios de Creditaria.
• El Infonavit incrementó su línea de crédito y esto generará un interés en función a la UMA, al ser el promedio inflacionario, por lo que no se pierde el poder adquisitivo.