Microeconomía no percibe recuperación

La situación de la industria de materiales para la construcción se agravó en el 2013, aseguran los involucrados.
Malaquías Aguirre.
Malaquías Aguirre. (Roberto Alanís)

Monterrey

Los 100 negocios afiliados a la Asociación de Empresas de Materiales para la Construcción ven poco favorable la reactivación del sector constructor en la entidad, esto ante un arranque de año muy flojo y con pocas señales claras de recuperación.

Realmente es más la ilusión que la realidad de que viene la recuperación del sector, dijo Malaquías Aguirre, presidente de la Asociación de Empresas de Materiales para la Construcción en Nuevo León.

Los indicadores son unos, pero otra es la realidad, la de la microeconomía, señaló el dirigente quien se mostró escéptico sobre las estimaciones que hay para la industria.

"Se habla mucho de que vamos bien, pero no se siente en la microeconomía, en los negocios", indicó el empresario.

En lo micro los números son diferentes, dijo: "Realmente no se ha dado un repunte significativo; sí traemos una expectativa por lo que comenta el propio gobierno estatal, pero no se ha dado en estos dos primeros meses del año".

Añadió que la caída en el segmento de materiales para la construcción ha sido "tremenda y realmente urge que se reactive, porque la caída ha sido de un 40 por ciento".

La situación de la industria de materiales para la construcción se agravó mucho en el 2013, dado que se presentaron dos factores: la edificación de la vivienda de interés social se desplomó 70 por ciento y también la obra pública por parte del gobierno estatal, aunado a que éste está retrasando mucho el pago a los proveedores, la demora varía, pero se habla incluso de hasta un año, manifestó Malaquías Aguirre.

"Ha sido tremendo tanto por la vía de la vivienda de interés social que se cayó más del 70 por ciento y la obra pública, el gobierno no está pagando a tiempo esto es fatal porque si no paga el gobierno se vuelve un círculo vicioso", subrayó.

¿Y cómo han sorteado esta situación?

"Aguantando, porque no quede de otra, aquellas obras que se pueden contratar a contado por cierta confianza se hacen, pero es difícil porque a contado nadie compra, así que no estamos surtiendo, así que operamos a medias para sacar adelante los gastos fijos".

Mencionó que todos los días los comentarios del gobierno "es que estamos bien, en Disneyland, un mundo maravilloso, pero en la práctica no lo sentimos así, porque en la microeconomía no se da de esa manera".

El portafolio de los negocios de materiales para construcción está compuesto en su mayoría, según información de Malaquías Aguirre: "en años normales del 2008, entre 30 o 40 por ciento por concepto de obras de gobierno".